domingo 29 de enero de 2023
Perfil

Las 9 cosas que debés dejar de hacer si querés tener tiempo

PODCASTS | Por Paula Cabalén | 20 de April 17:24

Uno de los casos más frecuentes de consulta en coaching es el del logro de nuevos objetivos. Una vez que se arma ese plan, lo que sigue es administrar la agenda diaria.

Cuando las personas inician un proceso de cambio tienen la expectativa de que eso será un proceso rápido, y comienzan a ponerse ansiosas, a dejar de ver el día a día para mirar hacia un futuro que solo existirá, si pones foco en ese día, paso a paso.

¿Cuáles son aquellas cosas que debés dejar de hacer si querés tener más tiempo?

Deja de discutir

Está comprobado que no podemos cambiar a las personas, el único dominio que tenemos es sobre nosotros mismos. De modo que, entablar una discución es significado de que quiero modificar lo que el otro piensa. 

La otra persona sólo cambiará si quiere y suele pasar que el otro cambia como respuesta a nuestro propio cambio. 

Así que antes de discutir piensa: sirve de algo este tiempo? Reemplaza la discución por sólo aportar tu punto de vista y suelta la expectativa por lo que la otra persona haga o diga.

Tratar de complacer a todo el mundo

Hay tantos ADNs como personas hay en este mundo. En serio piensas que puedes estar bien y de acuerdo con cuanta personas interactúe contigo?

Nunca vas a gustarle a todo el mundo así como a ti tampoco te cae bien todo el mundo.

Lo que puedes hacer es aceptar a las personas como son y ser como tu quieres ser. 

No saber priorizar

Haz una lista y comienza por aquello que es urgente. Lo que no lo sea, lo colocas en la agenda para dedicar unas horas en un día de la semana. Siempre deja en tu agenda diaria espacio para hacer pausas, es decir, deja espacio para ti.

Esperar a comenzar algo hasta tener inspiración

Decía Picasso: “La inspiración debe encontrarte trabajando”

Deja de esperar el día D, el día ideal, cuando vayas de vacaciones, cuando salgas, cuando sea sábado. Haz algo que te guste, y la inspiración te encontrará.

Preocuparte por la opinión de los demás

Bastante tenemos con nuestra propia opinión sobre nosotros mismos, como para ocuparnos además de lo que otros puedan o no pensar de nosotros.

Recuerda: tenemos casi 80.000 pensamientos diarios, el 70% del diálogo diario que tenemos con nosotros es negativo.

Concéntrate en tus propios pensamientos y suelta lo demás.

Compararte con otras personas

Como decía antes, cada persona tiene su ADN, y su historia personal. Si te comparas, te pierdes la posibilidad de poner foco en descubrir cuál es tu propio potencial e ir por él. Deja de mirar al otro sólo para hablarte de lo poco que vales o lo lejso que estás. Si vas a mirarlo que sea para tomar algo como modelo porque te gusta o admiras.

Tener miedo a fracasar

El fracaso es parte del camino, sólo es una palabra que tiene una connotación negativa. Ten en cuenta levantarte pronto cuando fracases, date ese permiso. Todos fracasamos.

Repetir los mismos errores del pasado

Aprende de lo que te salió mal. Somos nuestros mejores maestros. Equivócate en otra cosa. Y así seguirás adquieriendo experiencia.

No saber poner límites

Cuando dices que si a todo el mundo te estás diciendo que no a ti, aprende a priorizar los si. Dí más sí para ti y tu círculo más cercano.

Escuchá la columna de Paula Cabalén en Radio Perfil FM 101.9.

por Paula Cabalén

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario