martes 15 de junio de 2021
Perfil

Cannabis-landia. El vendido de Paul Beatty y otras yerbas

PODCASTS | Por Elisa Salzmann | 10 de June 18:00

Paul Beatty es el autor de la novela El vendido, The sellout traducida por Iñigo García Ureta, para la Editorial Malpaso, ganadora del Premio Booker en 2016. Definida por el propio Beatty como una  novela que  “susurra racismo en un mundo post racial”, bien puede comparársela con el Ulysses de James Joyce. Salvando las distancias temporales y el océano atlántico de por medio esta sátira está ubicada en California en el siglo XXI. Aquí también, como en Dublín, un grupo pequeño de protagonistas transgrede todas las leyes de lo políticamente correcto - todas - para reinventar un pueblo nuevo, con nuevas leyes de educación y convivencia,  al que llamarán, metonímicamente y afectuosamente, Dickens.

Beatty nació en Los Ángeles en 1962 y obtuvo su máster en escritura creativa en Brooklyn College y en la Universidad de Boston obtuvo otro máster en psicología. Hasta el día de hoy ha escrito libros de poesía y narrativa y una antología de humor afroamericano.

Veamos cómo aparece el cannabis y el protagonista de esta aventura judicial, en la que un negro es acusado y llevado a juicio por tener como esclavo a otro negro. Dice el narrador: “Pero todo eso es agua pasada. Porque ahora estoy aquí, en Washington, D.C., colgado de la soga jurídica, ciego de memoria y de maría, con la boca seca y sintiéndome como si acabara de despertar en el autobús número 7 con una curda monumental tras una larga noche de juerga y fútiles intentos para ligar con las mexicanas en el muelle de Santa Mónica; miro por la ventanilla y percibo (lentamente, atontado aún por la hierba) que me he saltado la parada y no tengo ni idea de dónde estoy o por qué me mira todo el mundo... Las mujeres negras tienen las manos muy bonitas, y las suyas se vuelven más elegantes cada vez que pincha el aire con sus estocadas de cacao. Son manos de poeta, una de esas maestras-poetas de pelo natural y pulseritas de bronce cuyos versos elegíacos lo comparan todo con el jazz. El parto, como el jazz. Muhammad Ali, como el jazz. Filadelfia, como el jazz. El jazz, como el jazz. Todo como el jazz, menos yo.”

Ciego de memoria y de maría, “stoned on memory and marijuana” en el original de Beatty, potencia e ironiza el tercer verso de La Tierra Baldía , el famoso “memoria y deseo” instalando desde el comienzo una de las estrategias - la intertextualidad - que va a construir este vertiginoso texto. De la misma manera, promediada la novela otro de los personajes quema libros tales como El condominio del Tío Tom (por la cabaña ) y El Gran Blacksby (por Gatsby) instalando memoria y parodia. Otra de las estrategias que de Beatty está presente en este extracto y en toda la novela es la cadencia lírica que muchos comparan con el rap y otros con el padre de la lírica estadounidense el Viejo Walt Whitman, cuyo alumno y descendiente supo decir en voz alta y aullando “He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas, histéricas, desnudas,/ arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de una dosis furiosa,/ hipsters de cabeza de ángel que ardían por la antigua conexión celestial con la dínamo estrellada en la maquinaria de la noche…

por Elisa Salzmann

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario