domingo 26 de septiembre de 2021
Perfil

Scioli ya está en Brasilia: el alfil ideal de Alberto en el ajedrez con Bolsonaro

POLITICA | Por Edi Zunino | 13 de August 12:31

Se sabe: lo suyo era la motonáutica y también, desde chico, jugaba al básquet allá en Ramos Mejía. Pero, después del accidente, Daniel Osvaldo Scioli se fue volcando al fútbol de salón, donde hasta los réferis lo llaman “Pichichi”, y descubrió el ajedrez casi a la par de la política (según dice, una cosa le sirvió para entender la otra y viceversa).

Scioli ya está instalado, desde el lunes a la tarde, en la Embajada Argentina en Brasilia. Y la semana que viene -más precisamente el miércoles 19- va a ser recibido por Jair Bolsonaro para presentar oficialmente sus credenciales y, de paso, regalarle un juego de ajedrez de primera, tallado por artesanos argentinos, y un reloj con el que espera poder medir el tiempo de alguna que otra partida con el Presidente brasileño.

Digamos que la metáfora es bastante obvia, por dos lados: Bolsonaro suele usar ejemplos ajedrecísticos en sus discursos; y acaso el actual sea el juego más complicado entre Argentina y Brasil en el caliente tablero de la diplomacia. Llegó con alguna ventaja Scioli: el hecho de haber viajado en el pico de la pandemia, con los riesgos que puede implicar para su propia salud y en el contexto de las extremas diferencias políticas que también se expresan en lo sanitario, fue tomado como un gesto de buenísima voluntad por las autoridades brasileñas.

Era la idea. El presidente Alberto Fernández le pidió dos cosas básicas: una, que lleve con fuerza el mensaje de que “tenemos la urgente necesidad mutua de llevarnos bien y trabajar juntos”; convertirse en un gran “vendedor” de la Argentina y sus productos, no sólo a nivel de ambos gobiernos centrales, sino sobre todo en relación directa con los gobernadores estaduales, empezando por los 10 donde nuestro país tiene consulados. 

Ayer, Scioli casi se cae de espaldas al visitar el Palacio Itamaraty, donde le dio copias de sus credenciales al vicecanciller, Otávio Brandelli. El también llamado Palacio de los Arcos es el edificio estrella de ese invento urbano-administrativo que es Brasilia, diseñada por el gran arquitecto carioca -y comunista- Oscar Niemeyer. El flamante embajador argentino vive en una residencia alquilada a 15 minutos en auto de ahí y de y la sede diplomática ubicada en la Avenida de las Naciones. El miércoles volverá para el encuentro con Bolsonaro, que va a estar acompañado por el canciller Ernesto Araújo y el citado Brandelli.

Al presentarse con el personal de la Embajada, Scioli bromeó con unos asistentes: “Sé que ya hay varios equipos de primera del Futsal interesados en mí pase. Ojalá sea cierto que acá saben cuidar a los habilidosos”. Tal vez Daniel Scioli sea el alfil ideal para el ajedrez con Bolsonaro. Al menos que se sepa, por política jamás se ha peleado con nadie.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario