martes 22 de septiembre de 2020
Perfil

Ruta del dinero K: lo que nadie dice de Lázaro Báez

POLITICA | Por Edi Zunino | 22 de July 12:15

Con cuatro años preso encima y un juicio oral retomado en estos días por video-conferencia, Lázaro Báez espera que le bajen el precio de la fianza para poder acceder a la prisión domiciliaria otorgada por la Cámara de Casación.

La noticia de su “pseudo libertad en casa” sacudió a las redacciones y agitó protestas callejeras de la oposición, sin ponderar un dato para nada menor en lo que hace al funcionamiento y, eventualmente, al equilibrio del nuevo poder político: si Lázaro no puede pagar su fianza de 635 millones de pesos, parte de ese polémico argumento se debe a que la AFIP y la Oficina Anticorrupción ratificaron sus respectivas posiciones sobre la incautación y subasta de sus bienes y los de su principal empresa, Austral Construcciones.

Tampoco se ha consignado con la suficiente fuerza que, aunque de última pague y logre su ansiada domiciliaria, el amigo y supuesto “testaferro” de Néstor Kirchner debería volver a la cárcel en algún momento. En el en juicio oral por encabezar una “banda” dedicada al “lavado de dinero”, la misma Oficina Anticorrupción pidió, en su alegato, 8 años y 6 meses de prisión para él, y altas condenas para sus hijos y varios colaboradores.

Estamos hablando de ésta Oficina Anticorrupción, la de ahora, y no la de la gestión anterior, comandada por Laurita Alonso. Al frente de la OA, el presidente Alberto Fernández ubicó al ex fiscal Félix Crous, ácido crítico del Poder Judicial y co-fundador de la asociación Justicia Legítima, identificada con el kirchnerismo. Eso da la pauta de dos situaciones:

1) El Gobierno reconoce que la investigación sobre los bienes y maniobras de Lázaro Báez juntó las pruebas suficientes para que el hombre todavía le deba al Estado por lo menos 4 años y medio más a la sombra.

2) Algo está pasando en las alturas del oficialismo, donde se acepta y se pide condena por prácticas corruptas demasiado cerca de los Kirchner.

Podrá decirse que Félix Crous no podía haberse hecho el distraído. Sin embargo, no pareció tener problemas en generarse malas críticas y titulares catástrofe al retirar a la misma OA como querellante de los casos “Hotesur” y “Los Sauces”.

¿Lázaro es el tope fijado para no llegar a CFK y sus hijos? ¿Lázaro calla porque la posibilidad de terminar preso era parte del trato? ¿Lázaro marca el límite de la relación entre la vice y el Presidente? Esas y otras preguntas pueden ser válidas, pero carecen de las evidencias necesarias para ensayar respuestas.

Tal vez la tirria feroz de otro ex hombre fuerte de los K como Julio De Vido, solitario y atrincherado tras la capciosa bandera de los “presos políticos” en un gobierno peronista, sirva para explicar ese oscuro rincón del panorama un poco más, aunque tampoco alcanza para superar el terreno de las especulaciones.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario