lunes 19 de abril de 2021
Perfil

¿Es verdad que el Covid-19 no contagia en el trabajo ni en la escuela?

POLITICA | Por Edi Zunino | 06 de April 11:51

Estuve hablando un buen rato con el doctor Martín Hojman, que es miembro directivo de la Sociedad Argentina de Infectología y coordinador de la Red de Infectólogos de la Ciudad de Buenos Aires. Ya estamos en la segunda ola de la pandemia, nos preocupa cómo va a seguir todo y está bueno hablar con los que saben. 

Hojman me dice que “esta pandemia muestra lo peor y lo mejor de todos nosotros” y que, “cuando pase, ninguno de nosotros va a ser el mismo que antes”. Pero bueno, todavía no pasó. Y estamos encarando esta Parte II de la peli de terror con argumentos muy distintos a la primera. 

Ahora, por ejemplo, el nuevo lenguaje oficial remarcado una y otra vez por la ministra Carla Vizzotti asegura que “los contagios no se dan en el trabajo ni en la escuela, sino que se dan en las actividades recreativas”. Es raro lo que dice Vizzotti, hace ruido, porque no creo que el virus ande escuchando de qué hablamos cuando nos juntamos, a ver si todavía nos agarra jugando y ¡zas!, aprovecha para infectarnos… Hay una trampa del lenguaje ahí. La política y las encuestas metieron la cola…

Dice Hojman:

“Totalmente de acuerdo, cuando hay gente que está junta y no se cuida, se transmite de la misma manera. El virus no sabe lo que está haciendo la gente. Yo creo que eso está dirigido, primero, a no intervenir sobre algunas actividades que es muy difícil frenar; y segundo, a pensar que en estos lugares, en los trabajos, en los establecimientos educativos hay protocolos que cumplir o que debieran cumplirse. Y que debieran no quiere decir que se cumplan. Eso es más fácil de manejar que los chicos que se juntan en una casa de a veinte o de a cuarenta o hay baile o qué sé yo… Pero es como vos decís: el virus se transmite en todas las edades, los chicos se contagian y transmiten el virus y, aunque estés trabajando, si estás reunido con gente sin distanciamiento, sin protección y sin ventilación, la probabilidad de contagio es exactamente igual”.

En definitiva, de lo que estamos hablando es de cansancio, de saturación, de que un año así ya fue demasiado y de que la política se acomoda a esas sensaciones generalizadas para no ser más antipática todavía… Pero, ¿cuál es el principal enemigo de las buenas prácticas de todos en cuanto a ser efectivos en la lucha contra el contagio del Covid-19? ¿La fatiga y el hartazgo social, porque no damos más; o la manipulación política del tema?

Dice Martín Hojman:

“Muy claramente la politización… Cuando la salud pasa a ser un tema para ganar poder o plata o cualquier cosa, vamos por mal camino. En este momento estamos más tranquilos, pero nos dieron mucha indignación cosas que se dijeron de la vacuna Sputnik V o cuando se hablaba de “infectadura”. Era muy triste, daba mucha impotencia. Eso termina siendo perjudicial, porque la gente no sabe a quién creerle y eso causa mucha confusión. Si una persona no se vacunó por haber escuchado estas cosas y se le complicó después, es una situación que yo la investigaría desde el punto de vista penal. Uno tiene que ser muy responsable…”.

Y bueno, chicos (y chicas y chiques): segunda ola, pocas vacunas todavía… Digan lo que digan: ¡paciencia y a cuidarse!

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario