jueves 3 de diciembre de 2020
Perfil

Día de la Filosofía: 12 frases sobre ricos y pobres que no cambiaron al mundo

POLITICA | Por Edi Zunino | 19 de November 13:24

La UNESCO estableció que cada tercer jueves de noviembre se celebre el Día Mundial de la Filosofía, con el fin de “fomentar el pensamiento crítico e independiente para trabajar en pro de una mejor comprensión del mundo y de promover la tolerancia y la paz".

Digamos que la finalidad es buena. Sobre todo, muy necesaria, diría, ya que parece que vivimos una época en la que el pensamiento crítico e independiente brilla bastante por su ausencia.

La pobreza, la riqueza y la dualidad rico-pobre son clásicos de la filosofía de todos los tiempos. Esta semana, nuestra agenda estuvo particularmente marcada por ellos: se le dio media sanción a un impuesto a la riqueza sobre quienes tienen más de 200 millones de pesos atesorados y el Indec señaló que, para no ser pobre en la Argentina, una familia tipo debe percibir ingresos de al menos 50.000 pesos por mes.

Tomemos este tema tan conflictivo y eterno, entonces, hoy por lo menos, con filosofía…

Dijo Platón: “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”.

Asintió Epicuro: “¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia”.

Señaló Schopenhauer, en la misma línea pero mucho después: “Pocas veces pensamos en lo que tenemos; pero siempre en lo que nos falta”. Porque “la riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe, más sed da.” Y “en general, las nueve décimas partes de nuestra felicidad se fundamentan en la salud”. 

Leo a Juan Pablo II: “Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra sea sinónimo de una paz duradera. No hay verdadera paz sino viene acompañada de equidad, verdad, justicia, y solidaridad”.

Ya lo había dicho Voltaire: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.

Y lo había dicho Voltaire a tono con Quevedo (aunque en francés y con más impostación política que ironía poética): “Madre, yo al oro me humillo, / él es mi amante y mi amado, / pues de puro enamorado / de continuo anda amarillo. / Que pues doblón o sencillo / hace todo cuanto quiero, / poderoso caballero / es don Dinero”.

Ironía. Poesía. No hay Quevedo sin Cervantes: “Dos linajes sólo hay en el mundo: / como decía una abuela mía, / que son el tener y el no tener, / aunque ella al de tener se atenía”.

De la abuela al padre, con la practicidad de Maquiavelo: “Los hombres olvidan con mayor rapidez la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio”.

Y del autor de “El príncipe” a la acidez de Nietsche: “Si sólo se dieran limosnas por piedad, todos los mendigos hubieran ya muerto de hambre”.

Filosofía económica. Leemos a Galbraith: “El dinero es algo muy singular. Le da al hombre tanta alegría como el amor y tanta angustia como la muerte”.

Un poco de humor. Sinclair: “Con el dinero sucede lo mismo que con el papel higiénico; cuando se lo necesita, se lo necesita urgentemente”.

Y cierro con Marx: “Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna”. Groucho Marx, por supuesto.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario