martes 21 de septiembre de 2021
Perfil

Cristina, Mauricio y una grieta que le importa un pito a casi nadie

POLITICA | Por Edi Zunino | 18 de August 12:04

Ya se sabe: no hay que dar por el pito más de lo que el pito vale, porque lo que importa un pito a quién le importa. Estos dichos sobre el valor y la importancia del pito vienen de la jerga militar-policial y esa eterna yuxtaposición entre la autoridad y el delito que le dio origen al lunfardo, en cuanto lenguaje popular. “Pito”, así nomás, se llamaba al vigía o al sereno, que tocaba un silbato para avisar que había vigilancia. Era joven y, por lo general, en un principio no portaba armas. O sea: era relativamente fácil de sobornar y no generaba demasiado riesgo. Ojo con darle más de lo que valía, porque de última importaba muy poco.

Ayer, 17 de agosto, más que el 170º Aniversario de San Martín fue el Día de la Grieta. Hubo “banderazos” masivos contra el Gobierno en grandes ciudades del país, empezando por el Obelisco y distintos barrios porteños de clase media/alta. Y, del otro lado, se acusó a los “irresponsables” de juntar gente en medio de una pandemia. Claro que “la grieta”, lo que se dice “la grieta”, le importa un pito a casi todo el mundo. 

No lo digo yo. Anoche mismo, pese al feriado, la Facultad de Psicología de la UBA difundió la nueva encuesta mensual de su Observatorio de Psicología Social Aplicada, que, por la calidad profesional de quienes lo integran y por el volumen de la muestra (más de 3.500 entrevistas), es para tener en cuenta como referencia de lo que anda pasando en la sociedad.

Bueno: apenas el 1% de los consultados considera que “la grieta” es un problema pendiente de resolución en la Argentina. Como prioridad, está notablemente a la cola. Las preocupaciones son otras. Primera está la inseguridad. En un cambio notable de agenda social, la corrupción vuelve al podio y la crisis económica completa el Top 3, sobre todo a partir de la preocupación por la preservación del empleo o la falta de él. La situación sanitaria recién aparece como urgencia en el puesto 4, aunque está primera entre quienes votaron por Alberto Fernández.

Por lo visto, hay un ponderable repunte de las posturas críticas hacia el Gobierno. Y, curiosamente, hay dos “agendas del miedo” enfrentadas. De un lado, la agenda del miedo al coronavirus (que tapa las “maniobras de impunidad” para Cristina Kirchner); y del otro, la agenda del miedo a la delincuencia (que tapa la “responsabilidad en la crisis económico-social” por el lado de Mauricio Macri).

Los “moderados” o “dialoguistas” de cada lado padecen la situación, porque los debilita. Al presidente Fernández se le echa en cara CFK, porque “le maneja la gestión”. A Horacio Rodríguez Larreta se le echa en cara Macri, porque “le maneja la calle”. En el terreno simbólico, ambos ex mandatarios siguen siendo las figuras estelares de la triste película nacional.

Lamento mucho estar en desacuerdo con las percepciones absolutamente mayoritarias de la sociedad en que vivo. “La grieta” es EL problema. El gran problema.    Somos el fruto de las rupturas, no de las continuidades. La inseguridad, la corrupción, la interminable crisis y demás se acumularon ruptura tras ruptura y no acuerdo tras acuerdo. Lo nuevo es la pandemia. Pareció que nos ayudaba a pensar. Perdón por dar por el pito más de lo que el pito vale.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario