viernes 23 de febrero de 2024
Perfil

Pérsio Arida: "La economía brasileña tiene un problema crónico, que es el bajo crecimiento"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 13 de October 11:46

El economista brasileño, ideólogo del Plan Real, analiza las elecciones presidenciales del pasado domingo en Brasil, afirma que las encuestas subestimaron el conservadurismo de la sociedad brasileña y se pregunta si la fuerza inesperada del bolsonarismo no se debe al viejo lema “la economía, estúpido”. Sobre un Plan Real para Argentina, afirma que primero es necesario generar un cambio de mentalidad.

Pérsio, ¿cómo vivió las elecciones del pasado domingo?
Las elecciones sorprendieron. Las encuestas no captaron el fenómeno Bolsonaro, el bolsonarismo como dicen. Bolsonaro tuvo una votación mayor a la esperada a nivel nacional, y varios de sus candidatos, tanto para el Senado como para los gobiernos estatales, se desempeñaron mucho mejor de lo previsto. Fue una elección con sorpresas, pero la gran sorpresa fue la fuerza, por así decirlo, de Bolsonaro y el bolsonarismo. Entonces, la pregunta que surge, por un lado es por qué las encuestas se equivocaron, pero segundo, es un tema metodológico sobre las encuestas, que no voy a comentar ahora. Pero la segunda pregunta, nos dice que las diversas encuestas subestimaron, por así decirlo, el conservadurismo de la sociedad brasileña. Muchas de las plataformas gubernamentales de Bolsonaro no se trataban de economía, sino de plataformas de costumbres, como el lema Dios, familia, propiedad, la crítica al aborto o el derecho a tener armas. Lo cual tenía sentido para una buena parte de la población brasileña. Pero, quizás como economista, también le atribuyo otro significado. Como saben, el presidente titular que se postula para la reelección, tiene una gran posibilidad de ser reelegido debido a la exposición mediática que está asociada con su nombre. Y en este caso, hay otro hecho, por razones fortuitas, no tiene que ver exactamente con el gobierno de Bolsonaro, la economía brasileña se ha recuperado con fuerza este año. Entonces, estamos en una situación en la que la tasa de empleo está cayendo, los salarios medios están aumentando y la actividad económica está mejorando. A todo esto se suma la dimensión de los ajustes realizados por el gobierno de Bolsonaro, a través de un cambio constitucional poco antes de las elecciones. ¿Qué configuraciones son éstas? La primera es la reducción de impuestos sobre los combustibles y otros impuestos y derechos estatales. La segunda es la ayuda de emergencia, que fue bastante generosa. Entonces, en la práctica, la gente más pobre recibió dinero, dinero que es efectivo transferido inmediatamente, y la inflación bajó. Llegó a un punto de deflación, en parte ayudado por la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional, pero también muy ayudado por la reducción de impuestos. Este recorte de impuestos, por supuesto que creará un problema. En otras palabras, creará un problema futuro por el aumento de la deuda pública. Pero la preocupación del presidente Bolsonaro era, sobre todo, ganar las elecciones, más que cualquier otro. El hecho es que, desde el punto de vista económico, la combinación de una actividad más fuerte, aumento de los salarios reales y caída del desempleo con ayuda de emergencia para los más pobres, es la deflación. La caída de la inflación a principios de año ya tiene deflación. Es una combinación muy potente, más asociada aún a la figura del presidente. Recuerdo el caso de las elecciones de Bush y Clinton y el lema que se hizo mundialmente famoso: “La economía, estúpido”. Entonces, no sabemos muy bien lo que pasó en Brasil. ¿Es el viejo lema ‘la economía, estúpido’ o es una plataforma conservadora que ha tenido más atractivo de lo que nadie imaginaba? ya sea porque el resultado es que las encuestas de opinión pública se equivocaron en la dimensión del fenómeno.

Podrían ser las dos cosas también.
Claro, estas dos cosas evidentemente.

¿Cambiaría algo en la economía que el presidente el 1° de enero del año siguiente sea Lula o Bolsonaro?, ¿qué cosas cambiarían si hubiera uno u otro en la economía de Brasil?
Hay una diferencia, primero Brasil tiene un sistema presidencialista, parecido al de Argentina. En el primer año de gobierno, con la legitimidad de las elecciones, el presidente puede hacer mucho y suele ser el mejor año para el presidente, desde el punto de vista de las reformas, de los cambios económicos. Es el primer año y tiendo a ver que hace una gran diferencia. Tal vez no pase nada, que el próximo presidente de la república pierda la oportunidad de reformar en el primer año. Pero, en teoría, esa oportunidad existe. En el caso de Bolsonaro, el éxito del bolsonarismo, incluso en la elección de senadores y diputados, le permitiría una base de apoyo muy sólida. Significa que puede dar impulso a las reformas, si quiere hacerlas. No es claro el impulso reformista de Bolsonaro. Recuerda que no avanzó en la aprobación de privatizaciones, no avanzó en la plataforma de apertura de la economía brasileña en relación al comercio internacional. No hizo avances sustantivos en el aspecto fiscal. Hay mucho ahí que, de hecho, fueron promesas del primer gobierno que no se materializaron. Bolsonaro no llevó a cabo una reforma administrativa, aunque dijo que le gustaría hacerlo. La pregunta que queda para la segunda administración de Bolsonaro es ¿tendrá el ímpetu reformista o no? Por lo general, los segundos gobiernos son peores que los primeros, en ese sentido esta regla de cierta sabiduría, no permite mucho optimismo. Y el gobierno de Lula es difícil saberlo porque el programa del PT sigue siendo un programa con buenas intenciones, pero muy genérico. Nuestra experiencia aquí con el PT en Brasil, es que depende intrínsecamente del ministro de Economía. Como no sabemos quién es el ministro, es difícil saber en qué dirección va a ir el gobierno del PT.

Usted es uno de los candidatos a ministro de Economía. 
¿Qué dices? A mí nadie me comunicó nada.

¿Todavía imagina que el PT sería conservador respecto de llevar una política económica más progresista, o el hecho de que la derecha haya obtenido tantos votos obliga a una política económica más de centro y más ortodoxa?
Primero, es mucho más difícil hacer políticas económicas poco ortodoxas con un Congreso tan conservador. Entonces eso pone un freno a las políticas heterodoxas. Lo que me imagino que va a pasar, en cambio, es que en el escenario internacional, que es muy delicado, probablemente estemos entrando en una recesión mundial un poco más adelante, con posibles problemas de liquidez en varias partes del mundo, con altas tasas de intereses y un escenario que tiende a ser desfavorable para los países emergentes, y que además complica más que la heterodoxia se practique. Tanto por la dificultad interna de aprobarse, como por el escenario internacional. Creo que esperaría una administración relativamente conservadora y más centrista de un gobierno de Lula. Tal vez en el lado de los bancos públicos, que están fuera del presupuesto federal, hay, de hecho, una política más desarrollista en la gestión de la Banca de Desarrollo (Bndes), en la gestión del Banco do Brasil y Caixa Econômica, en los grandes bancos públicos. Pero desde el punto de vista del núcleo, de la esencia del funcionamiento del gobierno, que es la parte presupuestaria, no imagino que haya ninguna aventura de ningún tipo.

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil FM 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario