Saturday 18 de May de 2024
Perfil

Nick Srnicek: "La semana laboral de cuatro días tiene un beneficio inmediato para la vida de las personas"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 14 de September 15:58

El escritor y académico canadiense, profesor de Economía Digital del Departamento de Humanidades del King’s College London, basa sus investigaciones en la interacción de la economía política y las nuevas tecnologías digitales. Analiza las amenazas y oportunidades del nuevo panorama económico-social a partir de la aparición de lo digital, con una perspectiva de ruptura radical. Fue editor de “Millennium: Journal of International Studies”. Es coautor del “Manifiesto aceleracionista” (2013), junto con Alex Williams, que tuvo una gran repercusión mundial. También han publicado a cuatro manos “Inventar el futuro. Poscapitalismo y un mundo sin trabajo”, en 2017, donde exploran una reestructuración del mercado laboral en que se libere a las personas gracias a la intervención tecnológica. En 2016 publicó “Capitalismo de plataforma”, que se editó en Argentina en 2018; y en 2022 publicó junto a Helen Hester “After Work: The Fight for Free Time”.

¿Qué es la economía digital? ¿Hay algún área de la economía donde no esté implicada?

—Hoy todo es digital, la idea de una especie de sector tecnológico independiente y separado del resto de la economía ya no se sostiene. Podríamos considerar la manufactura como un ejemplo obvio, pero incluso sectores primarios como la agricultura son ahora cada vez más digitales. La agricultura inteligente es uno de los grandes temas en este campo, y se está integrando con las tecnologías digitales en todas partes. Entonces creo que la economía digital es simplemente la economía de hoy en día, no existe una especie de sector independiente separado.

—En su libro marca la crisis financiera mundial de 2008 como un punto de inflexión, hacia una precarización laboral y el estancamiento de los salarios, ¿cómo relaciona la crisis financiera que comenzó en 2008 con lo que usted llama “plataformas austeras”, el estancamiento de los salarios y la caída del ahorro?

—No es una coincidencia que empresas como Uber y Deliveroo y todos estos tipos de empresas de economía colaborativa comiencen a surgir en las décadas de 2010, después de la crisis financiera mundial, y la razón principal son dos elementos. Uno es que hay enormes cantidades de desempleo en muchos países, así que tienes un ejército de reserva de mano de obra que básicamente busca trabajo siempre que sea posible, independientemente del tipo de salario o condiciones laborales que puedan tener. Así que hay mucha gente que está abierta a la idea de la economía de las plataformas y, para empezar, acepta un trabajo en la economía de las plataformas. El otro aspecto clave es una especie de entorno de tipos de interés cero, que surge después de la crisis financiera. Los bancos centrales, en respuesta a la crisis financiera, reducen las tasas de interés a cero y efectivamente a tasas negativas, en un esfuerzo por hacer que las economías vuelvan a crecer. Esto desencadena esta reacción en cadena en la que, efectivamente, las herramientas de inversión tradicionales que podrían haber generado un rendimiento decente, ya no lo están generando. Por eso los inversores ahora buscan otras posibilidades de inversión más riesgosas. Y creo que muchas empresas de Silicon Valley se convierten en el centro de atención de estos inversores, simplemente porque parecen ofrecer grandes retornos, a pesar de que Uber obtuvo recientemente ganancias por primera vez. Creo que ha perdido algo así como 35 mil millones de dólares en el transcurso de diez años. Se ha invertido una enorme cantidad de dinero en estas empresas, incluso cuando no son rentables. Pero, para los inversores que buscan una especie de juego a corto plazo y no buscan algún tipo de estabilidad o inversión a largo plazo, estas empresas han ofrecido la oportunidad de ganar algo de dinero decente. Entonces está todo este capital, que es, salir de cosas como bonos, tipos de inversiones tradicionales, y pasar a financiar empresas de Silicon Valley. Eso da lugar a todas estas nuevas plataformas de economía colaborativa. Entonces tenemos la combinación de capital que fluye libremente, por un lado, y un grupo de trabajadores que flotan libremente y están buscando trabajo. Las dos cosas combinadas conducen a la economía de las plataformas tal como la conocemos.

Uno de los puntos centrales del libro es el tema de los datos como la nueva materia prima, que debe ser extraída, y las actividades de los usuarios, la fuente natural de esta materia prima que impulsarían un gran cambio, un capitalismo avanzado del siglo XXI, ¿cómo es ese cambio, qué transformaciones sociales y culturales conlleva?

—Sí. Por un lado, hay un argumento de algunos estudiosos de la economía digital que dicen que los propios usuarios trabajan para empresas como Facebook, que cuando haces cambios en tu perfil, hablas con amigos en plataformas de redes sociales, estás haciendo un trabajo no remunerado para estas empresas al producir datos. Mi argumento va más o menos en contra de eso, no creo que sea una forma significativa de pensar sobre el trabajo o la producción concebir a los usuarios de estas plataformas como trabajadores no remunerados. Creo que una mejor manera de ver este tipo de cosas es decir: “Estas plataformas ofrecen infraestructura para que diferentes grupos de personas se reúnan”. Son intermediarios que conectan a diferentes individuos, empresas, desarrolladores de software, todas estas cosas llegarán a una plataforma como Facebook e interactuarán. Facebook tiene entonces la capacidad de registrar datos sobre qué está pasando, para saber realmente cómo actúa la gente, cómo interactúan con sus amigos, con las noticias, con las páginas de la empresa. Facebook tiene una plataforma que aloja a todos estos usuarios y puede recopilar una gran cantidad de datos. Así que este ha sido el surgimiento de estas plataformas masivas en los últimos 15 o 20 años, que han podido recopilar una cantidad insuperable de datos. Facebook, Google, Microsoft, Amazon, Alibaba, Tencent, estas son las empresas que tienen enormes cantidades de datos incomparables. Esto les da una enorme capacidad para hacer otras cosas. Una es que estos datos les permiten realizar publicidad dirigida de maneras que otras empresas simplemente no pueden comparar. Entonces, todos los grandes anunciantes digitales, Facebook y Google, son los dominantes con una gran ventaja, pero también Amazon, Apple, estas otras empresas que recopilan muchos datos personales, pueden orientar anuncios y básicamente tener un monopolio sobre cualquier tipo de publicidad en línea, ese es un aspecto. El otro es la fusión con la IA, incluso antes de cosas como ChatGPT y el surgimiento de la IA generativa. Ya teníamos inteligencia artificial capacitada para reconocimiento de imágenes y de lenguaje, y todo tipo de cosas así, que requirió una gran cantidad de datos. Lo que estamos viendo con la inteligencia artificial generativa es una especie de desarrollo interesante, donde básicamente todos estos datos que se han recopilado ahora se procesan en estos modelos, y se puede producir nuevo contenido a partir de estos modelos de inteligencia artificial, para que el control de todos esos datos les dé control sobre esta nueva tecnología de inteligencia artificial también. Desde 2012 en adelante, una especie de revolución del aprendizaje profundo hacia la IA generativa, hoy en día ha estado dominado por las grandes empresas tecnológicas que, para empezar, tienen una gran cantidad de datos

—En el libro dice que las plataformas tienen una tendencia natural a la monopolización, y hace una distinción de los diferentes tipos de plataformas, las de la nube, industriales, digitales y las plataformas austeras, ¿podría distinguir brevemente estos tipos de plataforma?

—Las plataformas tienen una tendencia natural a monopolizar debido a los efectos de la red. Los efectos de red son la idea básica de que cuantas más personas estén en una plataforma en particular, más valiosa será esa plataforma para todos. Un ejemplo simple es Facebook, o incluso Twitter, es un muy buen ejemplo reciente, donde hay una especie de masa concentrada de personas que incluso si no te gustan las políticas de privacidad de Mark Zuckerberg o Facebook, incluso si no te gusta lo que Elon Musk está haciendo con Twitter, el mero hecho de que haya tanta gente en estas plataformas significa que resulta muy difícil salir. Y si vas a unirte a una plataforma de redes sociales, te unirás a una en la que tus amigos, tu familia ya estén, o tus colegas. Entonces, los efectos de red es la razón por la cual estas plataformas tienden a crecer cada vez más y más. Ahora, eso está cambiando un poco con la inteligencia artificial. Más allá de eso, existen diferentes tipos de plataformas, hay plataformas que, por ejemplo, podrían permitir un mayor tipo de interdependencia con otras plataformas. Threads es un ejemplo interesante de esto, donde prometen no ser solo una especie de tienda cerrada donde, si estás en Threads, la red social de Facebook es una especie de competidor de Twitter. Si estás en Threads, la promesa es que podrás hablar con personas en otras plataformas de redes sociales como Mastodon y Blue Sky y cosas así, lo cual es un cambio realmente interesante de una red muy cerrada en términos de Facebook a algo mucho más abierto e interdependiente con otras plataformas de redes sociales.

—¿Qué alternativas ve para luchar contra la tendencia monopolizadora casi inevitable a la que llevan las plataformas, como Amazon, Google, o Meta? ¿Regularlas por los gobiernos es una alternativa o tienen un poder mayor?

—La regulación es un buen primer paso, muchas de las políticas de la Unión Europea son intentos bastante significativos de regular, incluso si no necesariamente solucionan todo. Tendremos que ver. Este año saldrá a la luz una nueva normativa de la Unión Europea, por ejemplo, la Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales, si no recuerdo mal. Estas cosas tendrán un impacto bastante significativo en las plataformas más grandes y tendremos que ver exactamente cómo reaccionan, y si tienen algún tipo de impacto positivo o no. Pero creo que la regulación en su mayor parte pasa por alto cuestiones claves en torno a la concentración de ganancias y poder. No se presta mucha atención, por ejemplo, a cambiar las estructuras de propiedad de este tipo de empresas. Entonces, la idea es básicamente que estas empresas son enormes, son propiedad de un puñado de personas y organismos de inversión, pero no vamos a jugar con eso. En cierto modo pondremos algunas reglas sobre lo que pueden y no pueden hacer, pero efectivamente dejaremos a las grandes tecnologías en su estado actual de existencia. Así que creo que ese es un límite real para muchas de las políticas existentes, ya sea de la Unión Europea, de Estados Unidos o también de China. Estos tres tipos de grandes lugares donde la regulación está empezando a producirse, ninguno de ellos está pensando realmente en cambiar la estructura de propiedad o, por ejemplo, dividir una de estas empresas, lo que creo que es un paso mucho más significativo y probablemente, más apropiado para el tipo de cambios que son necesarios para abordar realmente el poder de las grandes tecnologías. Sin embargo, creo que otra cuestión clave, que en realidad no ha sido abordada por ningún regulador, tiene que ver con la publicidad digital. La publicidad digital es la fuente de ingresos de muchas de estas empresas, también es el motor de la vigilancia y la recopilación de datos para muchas de estas empresas. Entonces, la razón por la que estas empresas están tratando de obtener cada vez más datos sobre las personas, y vigilar cada vez más nuestras vidas es simplemente porque eso permite una publicidad mejor dirigida, permite mejores ingresos, y eso permite mejores resultados, los resultados finales de sus informes trimestrales. Creo que esa es la cuestión fundamental, al menos en el tema tecnológico actual. El mundo tecnológico actual es que estas empresas están impulsadas, por la naturaleza de sus modelos de negocio, a ignorar la privacidad, recopilar cada vez más datos sobre nosotros y crear más y más modelos de vigilancia. Básicamente, esto no ha sido abordado por ningún tipo de regulador hasta el momento, y creo que eso realmente necesita ser más analizado.

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil. 

 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario