miércoles 23 de junio de 2021
Perfil

La reina de los 9 días

PODCASTS | Por Lucas Boltrino | 09 de May 14:00

Juana Grey, también conocida como Lady Jane Grey, nació en 1537 en la localidad de Bradgate, Leicestershire. Desde muy joven adquirió una educación privilegiada por su condición de hija de un marqués. Sus estudios incluyeron la lengua latina y griega.

Fue en 1551, cuando su padre obtuvo el título de duque de Suffolk, que la joven comenzó a frecuentar la corte real. Se hizo muy unida a su tío, el rey Eduardo VI de Inglaterra, que tenía la misma edad.

En 1553, a los 16 años, la joven se casó con Lord Guildford Dudley, de 18 años.

Eduardo poseía una salud muy frágil, y debido a que quería mantener la línea protestante dentro de la Corona, en junio de 1553 pidió de puño y letra que la sucesora sea Juana. Así, pasó por encima de sus hermanas, María e Isabel, que además eran católicas.

A la muerte de Eduardo, el 6 de julio, se le informó el 9 a Juana que se acababa de convertir en reina, a lo cual ella aceptó sin estar muy convencida. Al día siguiente fue proclamada oficialmente como monarca, y estableció su residencia en la Torre de Londres, que era el lugar donde los mandatarios de entonces residían desde el ascenso al trono hasta la coronación.

Mientras tanto, el suegro de Juana, John Dudley, duque de Northumberland, había dirigido el gobierno de Eduardo y era presidente del Consejo Privado, por ende, uno de los hombres más poderosos después del Rey. Con tal de fortalecer aún más su influencia, al asumir la joven reina, mandó a capturar a María, hermana ilegítima de Eduardo y ferviente católica. Pero María logró escapar a tiempo hacia el este de Inglaterra y logró juntar una gran cantidad de adeptos.

Rápidamente, la poca influencia que tenía Juana se perdió, y pese a que Northumberland logró contener algunos focos de rebelión, no se percató que el conde de Arundel, enemistado con los Dudley, había preparado un golpe de Estado en el Consejo Privado en su ausencia, que derivó en la detención de Juana en los apartamentos del carcelero de la Torre de Londres, al mismo tiempo que su esposo fue derivado a la Torre Beauchamp. 

De esta forma, el reinado de Lady Jane duró desde el 10 de julio de 1553, hasta el 19 de julio de 1553, convirtiéndose en una de las monarcas que menos duró en el trono.

Y si bien Juana y su esposo lograron esquivar a la muerte durante un tiempo y estuvieron cerca ser perdonados, el 12 de febrero de 1554 fueron declarados culpables por alta traición, decapitados y enterrados en una tumba sin marcar en la Capilla Real de San Pedro Ad Vincula. Doce días después, John Dudley fue juzgado por alta traición y corrió la misma suerte frente a 10 mil personas.

Así, se terminaba la vida de una joven de 16 años que ascendió muy pronto al trono y de la que, hasta ahora, no se encontró ninguna pintura certificada de su rostro.

por Lucas Boltrino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario