sábado 25 de junio de 2022
Perfil

Joseph Stiglitz: "Los fracasos del neoliberalismo son evidentes no solo en un país como Argentina, sino en todas partes"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 31 de March 17:29

El hombre del “milagro argentino”, Premio Nobel de Economía, explica los incipientes cambios que se están dando dentro de las instituciones financieras internacionales, mientras señala una visión atrasada de ellas. Critica los subsidios a la electricidad, a la vez que destaca la importancia del rol del Estado en las sociedades, derribando las teorías económicas liberales y elogiando el rumbo económico que está llevando el gobierno argentino.

Tras el fracaso del neoliberalismo, emergen como líderes populares en algunos países los libertarios, que llevan al paroxismo la idea de que el resultado económico del libre mercado logra la eficiencia óptima en el sentido del principio de  Pareto, por el cual no se puede mejorar el bienestar de nadie sin empeorar el de otro. ¿A qué atribuye que personas inteligentes sigan estos pensamientos? 
El neoliberalismo dominó el discurso público durante casi cuatro décadas desde la época de Reagan, en los Estados Unidos, y Thatcher, en el Reino Unido. Nunca estuvo respaldado por una economía sólida. Nunca hubo una teoría económica que pudiera justificar ese tipo de fundamentalismo de mercado. Fue una combinación del interés especial, como el sector financiero que quería ser desregulado, los combustibles fósiles que no querían ser regulados, y quieren contaminar el medio ambiente. Era una combinación de esos intereses especiales con una ideología que no podía y no estaba justificada por la teoría económica. Ahora hemos tenido cuarenta años de estas doctrinas en las que el crecimiento se vino abajo y los frutos del limitado crecimiento que hubo fueron disfrutados por relativamente pocas personas en lo más alto. El mundo experimenta una inestabilidad sin precedentes, como la crisis financiera de 2008. No fue capaz de abordar la crisis de la desigualdad climática, o en los Estados Unidos la crisis de los opiáceos. Los fracasos del neoliberalismo son evidentes no solo en un país como Argentina, sino en todas partes. Y es por eso que hoy en día hay un movimiento muy fuerte para repensar los fundamentos, tanto de la teoría económica como de la política económica.

Los libertarios llevan el libre mercado al nivel de casi un dios, un dios organizador y, por tanto, se oponen a que los Estados intervengan incluso a posteriori en la distribución de la generación de riquezas a través de los impuestos. ¿Esta visión es metafísica, obedece a algo más relacionado con creencias cuasi religiosas? 
Primero, permítanme decir que el libertarismo es aun peor en el siguiente sentido: no se da cuenta de que la libertad de una persona puede ser la falta de libertad de otra. Por ejemplo, mi derecho a portar un arma, que un libertario diría que es un derecho básico, significa que se le quita el derecho a la vida a otra persona, y que cuando esa arma explota y va a disparar, otras personas mueren. En una sociedad compleja, siempre estamos equilibrando varios derechos y unos deberían tener primacía sobre otros. El derecho a vivir es más importante que el derecho a portar un arma. Tenemos que restringir el comportamiento sin restricciones. Otro ejemplo, el derecho a contaminar, el resultado es un mundo que se enfrenta al cambio climático y que todos nos enfrentemos a un costo enorme. Es posible que las personas con asma no puedan vivir, ese es otro ejemplo. Ahora, el otro problema que tiene el libertarismo es que no aprecia lo suficiente lo que como sociedad podemos hacer juntos, y que ningún individuo podría hacer por sí solo. Hacerlo juntos puede requerir adaptación. Por ejemplo, hemos pasado por este terrible episodio de covid-19. Ahora estamos protegidos. En muchos lugares, como resultado de las muchas vacunas, han hecho una enorme diferencia. La investigación básica para las vacunas estadounidenses fue financiada por el gobierno de los EE.UU. y de otros países. Si el Gobierno no lo hubiera hecho, no hubiéramos actuado juntos a través del Gobierno, y pagado impuestos para respaldarlo. Las muertes hubieran sido mucho más altas que el altísimo nivel que ya han tenido. Los libertarios no parecen entender estos principios básicos. La ironía es que muchos de los libertarios en los Estados Unidos ganaron su dinero en el sector de alta tecnología, que se benefició de la investigación básica del gobierno de los EE.UU., financiada por los contribuyentes, para el desarrollo de internet, el desarrollo del primer navegador. Entonces, ellos quieren tomar los beneficios del gasto público, pero no quieren pagar su parte justa para apoyarlo.

¿El problema entonces de esta perspectiva parte de creer que el mercado funciona en un vacío y no dentro de un sistema en el que hay relaciones de poder?
Eso es parte del problema, sus fallas son más fundamentales. Incluso en ausencia de ese tipo de relación de poder, sus teorías no tienen sentido. Pero una vez que reconoce el contexto social más amplio en el que las decisiones se toman, incluyendo estas relaciones de poder, allí su análisis es aun más desfavorable.

Escuchá el reportaje completo en Radio Perfil FM 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario