miércoles 30 de noviembre de 2022
Perfil

Larreta by Milei

PODCASTS | Por Edi Zunino | 30 de August 12:29

En uno de sus habituales raptos de furia mediática, el controvertido economista Javier Milei le dijo “zurdo de mierda”, “sorete”, “pelado asqueroso” y “gusano arrastrado” a Horacio Rodríguez Larreta. También lo amenazó con ser capaz de aplastarlo “aun en silla de ruedas”. Por su lado, el Jefe de Gobierno porteño mantuvo la calma y no se enganchó, porque, según dijo, prefiere el diálogo y trabajar juntos. Al lado de todos aquellos insultos, pareció una declaración de amor. Aunque no tanto, si se la compara con los elogios lisos y llanos de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y hasta Martín Tetaz al candidato “libertario” Milei. Aunque Tetaz fue un poco más solidario con su compañera de boleta, María Eugenia Vidal, y consideró que Milei, a quien quiere como persona y valora como experto en Economía, vendría a ser “el Luis Zamora de la derecha”, porque podrá ser un boom circunstancial pero no lo ve capaz de construir nada a mediano y largo plazo.

Es impresionante lo que logró Milei, sobre todo con el PRO. Hasta parece que los halcones y varias palomas envidian su postulación en otro espacio electoral y le tienden la mano para no inflarlo más de lo que está. Según las encuestas, podría llegar, hoy por hoy, hasta un 12% que sale completo de votantes que desde hace bastantes años acompañan al macrismo. En el entorno de Larreta y Vidal se tranquilizan un poco diciéndose “menos mal que le sacamos a López Murphy”, que estuvo ahí de acordar con Milei y José Luis Espert. Pero, bueno, hasta Vidal le tiró alguna flor, alterada como su mentor Larreta por un mayor drenaje de votos hacia ese lado ideológico.

El larretismo se está resignando a perder fuerza en la Legislatura porteña, pasando de 37 bancas a 32 o a lo sumo 33 (entre una y tres de esas bancas perdidas irían a parar a La Libertad Avanza). Y también ve con mucha preocupación que, instalado en la Cámara de Diputados de la Nación, el ascendente Milei termine siendo la novedad para que Macri vuelva a ser el candidato o lo sea Pato Bullrich.

Larreta sabe que su plan presidencial lo obliga a descuidar el espacio de confort que hasta ahora le representó la Ciudad, para zambullirse del otro lado de la General Paz y de ahí extenderse al país entero. Aunque nada está escrito y los riesgos son grandes. El sábado, Javier Milei entró con interesante suceso en la Villa 31. En la peluquería del exestilista de famosos Rubén Orlando se enteró de que hay pibes que piden el “corte a lo Milei”. Y le dijo a la gente que se le arrimaba en la recorrida que “los planes sociales no se pueden sacar de un día para el otro, sin generar trabajo genuino”. Digamos que la 31 es de lo más conurbano que tiene la Capital Federal y el macri-larretismo hizo buen pie ahí, con más modales peronistas que el votante promedio del PRO está dispuesto a tolerar.

Ahí también explicó Milei el porqué de su extrema virulencia verbal contra su opuesto político y capilar. Dijo que hay una conspiración contra su lanzamiento a la política, de la cual participa, incluso, el Grupo Clarín, donde se lo quiere hacer pasar por “loco” para proteger al “gran anunciante” que es Larreta. Milei puede decir esas cosas sin que nadie lo acuse de kirchnerista, por más que su candidatura pueda jugarle a favor eventualmente a los K. Y es él, en todo caso, el que arrincona hacia la izquierda, el estatismo y el populismo a Rodríguez Larreta, para birlarle apoyos del otro extremo.

Milei hace su esgrima con un bate de béisbol y el pelo al viento. Sabe que con florete y máscara pasaría desapercibido.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario