viernes 7 de octubre de 2022
Perfil

Guy Standing: "El capitalismo rentista es el triunfo de los derechos de propiedad privada sobre las fuerzas del mercado"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 10 de August 11:00

Profesor de la Universidad de Londres, el economista británico, investigador especializado en la economía laboral y la seguridad socioeconómica, defensor de la renta básica incondicional, explica su visión y los resultados de los experimentos donde se aplicó. Creó el concepto de una nueva clase social emergente: “el precariado” y la característica suplicante de quienes la componen.

En sus libros habla de una crisis del estado de bienestar surgido luego de la Segunda Guerra Mundial, y con ello el sistema de distribución de ingresos surgido de ese estado de bienestar irremediablemente derrumbado. Para hacer frente a esto propone la renta básica como una forma de combatir los ocho gigantes. ¿Podría compartir con los lectores el concepto de renta básica que desarrolla en sus libros y cuáles serían a grandes rasgos esos ocho gigantes?
Desarrollé mi interés en la renta básica cuando estaba haciendo mi doctorado en Cambridge en la década de 1970. Estaba claro en ese momento que la era del Estado de bienestar keynesiano estaba llegando a su fin. Tuvimos una revolución en la economía, que fue liderada por lo que ahora conocemos como neoliberalismo. Y estaba claro desde muy temprano, escribí varios libros sobre esto en la década de 1980, que el resultado sería un enorme aumento de la desigualdad y un enorme aumento de las inseguridades para millones de personas en todas partes del mundo. Estaba claro que las políticas sociales del Estado de bienestar, de seguro de desempleo, seguro de pensiones y varias cosas relacionadas con el sistema de Beveridge y el sistema de capitalismo del Estado de bienestar de Bismarck ya no eran adecuadas para su propósito. Ese fue el primer sentido de mi participación en la renta básica. Desde entonces, he llegado a creer que una renta básica es un derecho, un derecho económico de cada individuo en cada sociedad. Ahora, permítame comenzar definiendo lo que quiero decir con un ingreso básico. Un ingreso básico significa que cada hombre y cada mujer en una sociedad tendrían derecho a una cantidad modesta pagada cada mes por el Estado incondicionalmente, en el sentido de que no tendrían que haber hecho nada en particular para recibirla, y no tendrían que hacer nada en particular para seguir recibiéndolo. Sería individual; por lo que no se pagaría por hogar. Eso es de vital importancia para las mujeres. Para que las mujeres reciban su propio ingreso básico individual. Los hombres recibirían el suyo, y se pagaría una cantidad menor por los hijos, pagados a la madre o a la madre sustituta, y que sería irrecuperable en el sentido de que el Estado no podría recuperarlo por ningún motivo. Si se comete un delito, ese es un asunto diferente que se trata por separado. Ahora bien, la esencia de la justificación de la renta básica es que se trata ante todo de una justicia común. Y lo que quiero decir con justicia común es que todos nosotros pertenecemos a sociedades en las que nuestra riqueza pública heredada se debe a los esfuerzos y logros de muchas generaciones que nos han precedido, y no sabemos quiénes de nuestros antepasados, los tuyos, los míos u otros contribuyeron más o menos a la riqueza pública de hoy. Y si aceptamos la herencia privada de la riqueza privada, lo que hace todo gobierno, entonces seguramente deberíamos tratar la riqueza pública de la misma manera. Además, todas las sociedades y todos los sistemas legales han reconocido la existencia de los bienes comunes. Los bienes comunes estaban consagrados en el Derecho Consuetudinario Romano antiguo, el Código de Justiniano del 5 al 9 d.C., en el que se hacía una diferenciación entre propiedad privada, propiedad estatal, no propiedad y propiedad común. Pero a lo largo de la historia, los gobiernos, las élites y los ejércitos privados, etc., se han llevado nuestros bienes comunes. Mi último libro es sobre los Blue Commons, volveremos a eso más tarde, tal vez. Ahora los bienes comunes nos pertenecen a todos por igual. El aire, la tierra, el mar, los equipamientos públicos que heredamos como sociedad. Y por lo tanto, si alguien está tomando de los bienes comunes, a través de la contaminación o de la caja o lo que sea, le debe a la sociedad y a los habitantes compensarnos como parte de la comunidad. Así que para mí, esto es una cuestión de Justicia. La tercera cuestión de Justicia es esa, tal como ha reconocido el papa Francisco al pronunciarse a favor de la renta básica. El papa Francisco reconoce que Dios ha dado a las personas talentos desiguales, capacidades desiguales, habilidades desiguales y, en cierto sentido, un ingreso básico es una compensación para aquellos que no tienen el don de esos talentos. Puedo entender la lógica, la razón de ser de eso. Pero la renta básica también es una cuestión de libertad. Soy economista, un economista político de izquierda, por así decirlo. Y creo apasionadamente que la libertad es un asunto de izquierda. Pero, ¿qué entendemos por libertad? La primera libertad es la libertad de decir no del pueblo explotado, el pueblo oprimido, la capacidad de decir no. Muy importante. Y las mujeres entienden eso. Y cuando hicimos experimentos pilotos de ingresos básicos, uno de los hermosos hallazgos es que las mujeres han salido de relaciones abusivas porque tienen un poco de seguridad financiera para tomar una decisión que quieren tomar. Eso es libertad. Pero también creemos en la libertad liberal. Y para mí, esto es importante porque la libertad liberal es la libertad de ser moral. Es la libertad de tomar una decisión porque creo que es lo correcto, la acción adecuada. Pero si eres inseguro y si no tienes seguridad, no puedes ser moral. Solo tienes que hacer lo que tienes que hacer para sobrevivir. Y una renta básica nos permite decir que es una cuestión de libertad moral. Y finalmente, la libertad es una cuestión de libertad republicana. El ingreso básico significa no solo eso, estoy libre de las restricciones de otras personas, sino que estoy libre de las restricciones potenciales de esas personas. Y eso es muy importante. Entonces, para mí, la renta básica es ética, pero también es una necesidad vital en el sistema económico, que he caracterizado como capitalismo rentista, ya no es el neoliberalismo, en el que la inseguridad crónica y el crecimiento del precariado son las principales características.

Usted es el fundador de la Red Global Renta Básica, BIEN según sus siglas en inglés. ¿Qué es y cómo funciona?
En 1986 nos reunimos un grupo de jóvenes filósofos radicales, economistas, activistas, varias personas militantes de izquierda. Y nos reunimos, y decidimos formar una red para informarnos sobre los argumentos a favor de la renta básica. Y se me ocurrió la idea de llamarnos BIEN porque en francés bien significa bueno, y tiene un sonido agradable. Y significaba en ese momento, red europea de renta básica. Pero después de eso, muchas personas de América Latina y los Estados Unidos, Canadá y Australia y luego India y África comenzaron a unirse. Y cuando fui presidente en 2004 en el Congreso de Barcelona, ​​cambiamos nuestro nombre a BIEN, donde la E pasó a ser earth. Queríamos mantener el mismo acrónimo, pero cambiarlo a Earth Network. Y estoy muy orgulloso del hecho de que hemos tenido varias reuniones importantes en América Latina, incluido uno de nuestros Congresos en 2010, en Sao Paulo, cuando tuve el privilegio de reunirme con el presidente Lula, y me dijo que él era muy partidario de una renta básica. Y creo que ese fue un punto culminante en nuestro viaje. Pero cada año ahora tenemos nuestro Congreso en diferentes ciudades del mundo. Acabamos de tener uno en Glasgow. El próximo es en Brisbane, Australia en septiembre y alternamos en diferentes países en diferentes momentos.

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil FM 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario