Friday 14 de June de 2024
Perfil

Fernando Straface: "El presidente Macri fue muy exitoso en una reinserción protagónica de Argentina en el mundo"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 11 de May 16:54

El actual secretario general y de Relaciones Exteriores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, hombre de confianza de Horario Rodríguez Larreta, es crítico de la ideologización que hace el gobierno actual de la política exterior de la Argentina, marca el legado exitoso que dejó el expresidente Mauricio Macri en la inserción del país en el mundo y describe cómo será la presidencia del actual jefe de Gobierno de la Ciudad, a partir de diciembre próximo.

¿Se podría decir que hay una preferencia más cercana, aunque no sea institucional, de lo que representen las ideas de Horacio Rodríguez Larreta con el Partido Demócrata y de las que representan Mauricio Macri o Patricia Bullrich con el Partido Republicano?

—Argentina tiene a Estados Unidos como el primer inversor externo en el país, y China como el segundo socio comercial. Argentina necesita, en su proceso de desarrollo, de los dos países, y con quien gobierna en Estados Unidos deberemos procurar tener una relación funcional a la estrategia de desarrollo de la Argentina. El error que el presidente Fernández cometió de ideologizar las relaciones con Brasil al punto de que no funcionen las relaciones con el principal socio estratégico regional porque no pertenece a la misma familia ideológica, es un error que a la Argentina le cuesta muy caro. Diría en el caso de Rodríguez Larreta, hoy tenemos una agenda de contactos muy importante con el gobierno de los Estados Unidos. De hecho, yo llegué este fin de semana de una reunión con funcionarios del Departamento de Estado, pero con independencia del signo ideológico estaríamos muy en condiciones de trabajar con otra administración, si ese fuera el caso, a partir del año que viene, cuando haya elecciones en Estados Unidos. 

—Me parece injusto decir que Alberto Fernández ideologizó la relación con Brasil cuando el presidente era Bolsonaro y antes de que asuma enviaba mensajes hirientes de su mujer, de sus hijos. Me parece que es el presidente Bolsonaro el que ideologizó las relaciones con Argentina. 

—Te tomo ese punto porque he señalado varias veces que la responsabilidad es compartida. Ahora, el presidente Macri gobernó con tres presidentes de Brasil, Rousseff, Temer y el propio Bolsonaro. Una relación estratégica como la de Argentina y Brasil no debería depender ni de la gestualidad ni de los humores de uno u otro candidato. Te tomo el punto que el presidente Bolsonaro también hizo lo suyo, primero con Argentina, incluso con otros países como Francia, algo que le costó al acuerdo Unión Europea Mercosur un retraso importante de trabajo, justamente por la imposibilidad de diálogo.

Tratando de ser justo, es cierto que Alberto Fernández viajó a ver a Lula cuando estaba preso y era presidente Bolsonaro, y que para él debió haber sido una afrenta también; para ponerlo en contexto, como decís, fueron los dos. Dejame volver a Estados Unidos, ¿qué pasa si gana Trump, por ejemplo, y cambia el signo político en Estados Unidos, qué perspectiva tenés de que eso sea posible? 

—Estados Unidos sigue igual de polarizado y dividido que en las últimas elecciones, no solamente la última, en donde el resultado de quien finalmente termina con la mayoría en el colegio electoral depende de alguna moneda que puede caer en un grupo de estados específicos para un lado o para el otro. El presidente Biden ya anunció que va a ir por la reelección y en la presidencia con más de 85 años, algo realmente muy excepcional en la historia de los países. El presidente Trump, juicios mediante, no solo el de la mujer que le ha hecho juicio, sino otros que tienen que ver con el propio 6 de enero, también anunció que va a ir por su presidencia. Es verdad que en el Partido Republicano el principal contendiente, Ron De Santis, el gobernador de Florida, no logra terminar de consolidar una mayoría en el Partido Republicano detrás de su candidatura. Pero es un signo de interrogación qué va a pasar con las condiciones del presidente Trump para poder competir, dados los juicios que tiene. Todo hace suponer que si fueran los mismos contendientes Trump y Biden, la elección sería muy parecida a la que fue hace cuatro años, porque Estados Unidos sigue polarizado y dividido en esos términos. 

Tratando de ser justo, es cierto que Alberto Fernández viajó a ver a Lula cuando estaba preso y era presidente Bolsonaro, y que para él debió haber sido una afrenta también; para ponerlo en contexto, como decís, fueron los dos. Dejame volver a Estados Unidos, ¿qué pasa si gana Trump, por ejemplo, y cambia el signo político en Estados Unidos, qué perspectiva tenés de que eso sea posible? 

—Estados Unidos sigue igual de polarizado y dividido que en las últimas elecciones, no solamente la última, en donde el resultado de quien finalmente termina con la mayoría en el colegio electoral depende de alguna moneda que puede caer en un grupo de estados específicos para un lado o para el otro. El presidente Biden ya anunció que va a ir por la reelección y en la presidencia con más de 85 años, algo realmente muy excepcional en la historia de los países. El presidente Trump, juicios mediante, no solo el de la mujer que le ha hecho juicio, sino otros que tienen que ver con el propio 6 de enero, también anunció que va a ir por su presidencia. Es verdad que en el Partido Republicano el principal contendiente, Ron De Santis, el gobernador de Florida, no logra terminar de consolidar una mayoría en el Partido Republicano detrás de su candidatura. Pero es un signo de interrogación qué va a pasar con las condiciones del presidente Trump para poder competir, dados los juicios que tiene. Todo hace suponer que si fueran los mismos contendientes Trump y Biden, la elección sería muy parecida a la que fue hace cuatro años, porque Estados Unidos sigue polarizado y dividido en esos términos. 

—Independientemente de que es lógico que hay que llevarse bien con quien sea el signo político que gobierne otro país, pero con las preferencias, cercanías, empatías, la foto de Larreta con Clinton y la de Macri con Trump no parecen ser casuales, parecen responder a determinadas visiones del mundo que pueden ser similares, independientemente de que se respete a quien gane, ¿es correcto? 

—Sé que es costumbrismo lo que te voy a contar, pero creeme que la foto con el presidente Clinton surgió mientras realizábamos un viaje a Estados Unidos. No estaba planificada, y un amigo del presidente Clinton y conocido mío, alguien que estudió con él en la Universidad de Georgetown, me propuso tener un almuerzo al día siguiente. A mí me sorprendió primero, pero por supuesto, cómo negar esa posibilidad. El presidente Clinton representa uno de los períodos de mayor bienestar, crecimiento, en los Estados Unidos y también te diría de proyección internacional del poder blando de los Estados Unidos, es definitivamente un presidente mucho más globalista que lo que fue el presidente Trump en su presidencia, un presidente mucho más insular, preocupado, como dice él, por defender los intereses de los Estados Unidos, pero no en el marco de una asociación global. Y son valores, el multilateralismo, el globalismo, que el presidente Clinton expresó y con los cuales, personalmente, y Horacio Rodríguez Larreta convivimos. Pero también es verdad que el mundo que enfrentó el presidente Clinton fue muy distinto que el mundo que enfrentó el presidente Trump, como es muy distinto el mundo que cuando Horacio Rodríguez Larreta sea presidente va a enfrentar. El rol de China en estos momentos es absolutamente distinto, la ascendencia de China, la invasión de Rusia a Ucrania, la aceleración de las consecuencias del cambio climático reconfiguraron el esquema de alianzas globales y después, si querés, podemos volver a eso, es un mundo de una tensión mucho mayor, pero que le abre a la Argentina una oportunidad para su desarrollo, como probablemente no tiene desde que nos llamaban, hace más de 100 años, el granero del mundo. 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario