jueves 5 de agosto de 2021
Perfil

El día en que Luis XIV dignificó el trabajo de los cirujanos

PODCASTS | Por Lucas Boltrino | 21 de June 09:57

El Rey Sol tuvo más de 7 décadas de reinado, pero eso no significó que su período en el trono no estuviera exento de problemas de salud.

Una de las afecciones que molestaban al monarca (y que sufrieron muchísimos otros reyes a lo largo de la historia) fueron las fístulas que, si bien en la actualidad se pueden tratar con diversos procedimientos, por aquellos años, representaba una verdadera tortura.

En ese entonces, los hombres que decían ser cirujanos no tenían mucha idea de la anatomía humana, y por ende, en muchas ocasiones, sus operaciones terminaban de la peor forma.

No hace falta mencionar las medidas de higiene de la época que claramente contribuyeron a la propagación de numerosas enfermedades.

Es aquí cuando entra Claude François Félix de Tassy, hijo del primer cirujano del Rey, y quien logró convencerlo de que una intervención era lo más adecuado para tratar su problema.

Luis XIV ya no podía montar a caballo y daba sus habituales paseos en sillas de manos. Había recibido numerosos tratamientos con cataplasmas y demás, sin éxito. Con lo cual, terminó por acceder a la sugerencia de Félix.

La operación se llevó a cabo el 18 de noviembre de 1686 a las 7 de la mañana en el dormitorio del Rey en el más absoluto de los secretos junto a otros médicos y Madame de Maintenon, su pareja. La cirugía duraría unas tres horas y, por cuestiones lógicas, no hubo ningún tipo de anestesia para el monarca.
    
Se dice que Luis XIV le pidió a Félix que, al terminar, no lo trate como un rey, sino que quería curarse como un campesino.

Finalmente, la operación fue un éxito y se celebró tanto en Versalles como en el resto del reino.

Parte del éxito se debió a una invención por parte de Félix de Tassy: un bisturí curvo con una cubierta plateada, que luego tomaría el nombre de "bisturí real".

Dos meses después de la intervención, se consideró que Luis XIV estaba totalmente curado, y por ello, el Rey decidió recompensar al médico con 300 mil libras, una finca en la región de Normandía, y hasta un título nobiliario.

Luego de esto, numerosos nobles de la corte francesa quisieron imitar al monarca y se sometieron a cirugías de fístulas, revalorizando aún más una profesión que, hasta ese momento, no era muy bien vista.

Asimismo, se dice que la operación en el Rey Sol sirvió para dar origen al himno nacional de Francia.

Pero esa es otra historia.

por Lucas Boltrino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario