Saturday 18 de May de 2024
Perfil

Cómo surfear problemas familiares

PODCASTS | Por Paula Cabalén | 24 de December 11:28

Muchas personas luchan con la disfunción familiar, es un desafío al que muchos de nosotros nos hemos enfrentado o estamos enfrentando. Aunque parezca difícil, es posible liberarte del dolor y el estrés para seguir adelante y prosperar. 

Trabajar en la obtención de herramientas que te centren, te permitan vivir en el momento presente, identificar y liberar emociones negativas y crear límites saludables son algunas de las formas.

Las familias pueden ser difíciles en todo tipo de formas. Uno de tus padres puede ser alcohólico, abusivo y poco confiable. Tu pareja puede estar ausente, distante y "apenas presente" para ti. Tu hijo adolescente puede estar teniendo dificultades escolares. Tu hermana o hermano puede ser mordaz y cruel. A veces, las dificultades son sutiles y difíciles de entender: realmente no te sientes bien o seguro dentro de tu familia, pero no puedes identificar lo que te hace sentir peligroso o desagradable. 

Prácticamente todas las familias son difíciles de una forma u otra, y esa podría ser casi la definición de una familia: un lugar difícil para estar.

Cualquier agrupación de seres humanos produce dificultades, porque cada persona en ese grupo tiene su propia personalidad, opiniones, agendas secretas, estilo defensivo, cambios de humor, egoísmo y formas habituales de ser indiferente y descuidado con las necesidades de los demás. Todo esto se intensifica en una familia, donde se supone que debes confiar en los miembros de la familia que pueden no ser confiables, cuidar a los miembros de la familia que realmente no te importan y tratar con los miembros de la familia que pueden ser difíciles (o incluso imposibles). 

Esto es algo que puedes comenzar ya mismo con ayuda y tal vez, tentar sin querer a algún miembro de tu familia y que te siga.

Todo lo que puedes hacer es hacerte cargo de ti mismo.

Algunas estrategias para ayudar a sobrellevar las dificultades de tu familia son:

  • Estar presente. Debes estar aquí ahora y aceptar la situación.

  • Mantener serenidad. Meditar, rezar, buscar recursos que te brinden paz.

  • Ser fuerte. Vivir en una familia requiere mucha fortaleza, resistencia y fuerza. Ser criticado una y otra vez es más desgastante y agotador que una larga marcha. Sentirse abandonado, incomprendido o rechazado es más difícil para el sistema que escalar una montaña. 

  • Practicar el “yo puedo”. Estoy rodeada de personas que trabajan incesantemente en su historia personal, logrando así gestionar estas dificultades.

  • Buscar ayuda. Inicia un proceso guiado por un profesional. No tienes que estar enfermo para hacerlo.

  • Conviértete en la oveja negra. Aquel que hace el cambio, sin importar el que dirán.

  • Anímate a liderar tu vida. No estás solo/a.

por Paula Cabalén

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario