domingo 29 de enero de 2023
Perfil

Cómo dejar de ser mi propia traba

PODCASTS | Por Paula Cabalén | 03 de March 15:39

Si tenés suerte, o aprendiste cómo cuidarte sanamente, llega un momento en el cual dejás de quejarte y comenzás a actuar.

Nadie te hace nada, las personas hacen cosas y vos decidís si eso te afecta, traba o no.

La mayoría de los clientes con los que he trabajado vienen con temas que necesitan resolver. Al principio y hasta comprender el panorama, pregunto contexto y personajes. 

A medida que trabajamos, comienzan a darse cuenta de su rol. No el de padre, madre, hijo, hija, empresario, pareja, amigo, sino de dos roles aún más importantes: el de víctima o el de responsabilizarse por su vida.

Al tomar consciencia de eso, a través del trabajo de introspección, incorporación de nueva mirada, herramientas y ejercicios, porque requiere que el cliente comience de a poco a incorporar nuevas cosas en su vida, es que comienzan a pasar cosas.

SI cambia lo que pienso, cambia lo que siento. Decía mi mentor Roberto Kertez cuando me entrené con el, allá por 2010. Al cambiar lo que siento, cambia lo que digo y lo que hago.

Una frase para colgar en la pared entonces es:

Si cambia lo que pienso, cambia lo que siento.
Si cambia lo que siento, cambian mis respuestas.

Entonces, ¿de quién depende un cambio? No se trata de pedirle al otro que cambie, sino de nosotros ser capaces de cambiar, recordá el episodio anterior sobre la ley del espejo, el que podés volver a escuchar.

Eso que querés que el otro modifique por vos, para que sea más fácil tu vida, te está mostrando que estás en una postura de víctima. 

Te invito a mirar la situación de otra forma. Algunos ejemplos de los que llegan a mis sesiones:

  • En vez de decir: mi marido no me deja ir a trabajar porque no hay como la madre para cuidar a los niños en los primeros años de vida. Reemplazalo por: estuve de acuerdo con la propuesta de mi marido cuando sugirió que no hay como la madre para quedarse en casa. También podés decidir que juntos se ocuparán, para que vos puedas también trabajar, y así poder compartir la crianza.

  • En vez de decir: pasé años en este trabajo, en el que fíjate cómo me tratan, perdí mi tiempo y ahora soy grande para cambiar y comenzar de nuevo. Reemplazá por: estuve más tiempo del que quise en este trabajo, ahora que me doy cuenta de eso, comenzaré a trabajar en descubrir cuál es mi sueño o propósitos y así poder hacer un cambio acordes a mi situación actual y deseos.

  • En vez de decir: me engañó, entonces por culpa de él mi autoestima quedó destrozada. Reemplazá por: me engañó, ya no confío en el, trabajaré mi autoestima dado que no merezco estar en una relación basada en la mentira. Me he mentido, no vi esto antes. Trabajaré en mi, me amaré y así me amarán como merezco.

  • Cuáles son los beneficios que van logrando las personas que inician un proceso de autoconocimiento a medida que practican lo que van aprendiendo:

  • Comienza a reducirse el nivel de personas tóxicas a su alrededor. Tóxico es todo aquello que me perjudica o genera malestar.

  • Comienzan a ser menos tóxicos ellos mismos. 

  • Comienzan a ser menos: críticos, celosos, quejosos, culposos, controladores

  • Tienen menos excusas 

  • Comienzan a lograr pequeñas metas, que de a poco se convierten en la realización de grandes sueños

  • Ganan confianza en sí mismos

  • Logran poner límites más claramente y sin culpa

por Paula Cabalén

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario