domingo 27 de noviembre de 2022
Perfil

Volvió Juliana di Tullio, la guerrera feminista de Cristina

PODCASTS | Por Edi Zunino | 19 de August 12:24

El 30 de enero de 2020, con Alberto Fernández recién sentado en el Sillón de Rivadavia, Juliana di Tullio fijó un tuit en su cuenta oficial que permanece ahí hasta ahora. Dice así: “Son presxs políticxs, fueron y son perseguidxs polítcxs. Utilizaron la persecución y las detenciones, pedidos de desafueros, tapas de diarios y horas de radios y TV para demonizarlxs puntualmente, pero para subordinar al poder político como fin último. Ni sueñen con mi olvido”. Los próximos 23 posteos son retuits de las publicaciones en la cuenta oficial de Cristina Kirchner. Por si alguien tuviera dudas, queda clarísimo de qué lado está Juliana en la interna del Frente de Todos, donde el Presidente y su grupo más íntimo rechazan la calificación de “presos políticos” para ex funcionarios K condenados judicialmente que, a su vez, usan sus redes sociales con bastante frecuencia para darle duro al mismo Fernández.

Hoy es un día muy especial para Juliana di Tullio. Vuelve al Congreso Nacional, donde cumplió funciones de diputada durante doce años, entre 2005 y 2017. Pero ahora regresa una cámara más arriba, como senadora, en reemplazo de Jorge Taiana, que se hizo cargo la semana pasada del Ministerio de Defensa. Viene de cumplir funciones en el Banco de la Provincia de Buenos Aires, donde era la única directora mujer van a casi dos años y medio muy intensos los que vienen, con elecciones parlamentarias y presidenciales en el medio y tanta necesidad que siente el oficialismo de contar con espadas efusivas.

Di Tullio lo es. Pero es ultra cristinista, si bien su incondicionalidad no le impidió chocar con la propia CFK cuando era presidenta y no habilitó el debate sobre el aborto legal. Por aquellos días, era la primera mujer en conducir un bloque parlamentario: ocupaba el mismo cargo que Máximo Kirchner hoy y también supo lidiar con los ímpetus de La Cámpora cuando todavía podía jactarse de ser un grupo juvenil, soberbia incluida. Hoy mismo se verá el perfil que piensa desplegar en el Senado: hay sesión tras un mes de receso y la oposición va con toda la idea de meter en el Congreso la discusión sobre la violación de la cuarentena por parte del Presidente de la República y la primera dama, Fabiola Yáñez.

Con la llegada de di Tullio, la Jefa va a contar con un trípode de senadoras de máxima confianza, junto a la mendocina Anabel Fernández Sagasti y la santiagueña Claudia Ledesma Abdala (esposa y alter ego del caudillo provincial, Gerardo Zamora). Para cuando ella deje la banca, Cristina espera que la reemplace la pampeana María Luz Alonso, que es la actual secretaria administrativa de la Cáma Alta y va como candidata.

Juliana di Tullio es una feminista convencida. En el ensayo “Cómo ser feminista”, escrito junto a la periodista María Eugenia Ludueña, dice:
“Aprendí que los lugares de poder para las mujeres son de mucha soledad. Cuando las cosas se pongan duras, sólo vas a contar con tus amigas, con tu madre, con tus tías, con tu abuela. El feminismo incomoda y está para eso. Es un lugar difícil, pero es el correcto, es donde hay que estar. Es un lugar tan difícil como necesario, pero también es un espacio donde no existe la soledad. No estamos solas porque nos tenemos. Ser feminista es correr el velo de la cultura patriarcal y de la opresión. Ser feminista es luchar constantemente. Es asimilar, aceptar y encarnar lo que una es. Una mujer con una subjetividad construida, producto de esa cultura. Te va a generar un sinfín de situaciones en contradicción. Cuando empieces a tomar conciencia de lo que significa ser mujer en una sociedad patriarcal, no vas a tener escapatoria. Es imposible contar lo que le sucede a una mujer -a tu abuela, a tus tías, a tu madre, a tus amigas, a tus compañeras- sin atravesar esta mirada. Ser feminista es la tarea más difícil que vas a encarar, porque la opresión no es un monstruo de dos cabezas, es un sistema sutil que se pone en marcha desde que te levantás hasta que te acostás. Es encender la tele y tener una mirada crítica sobre las publicidades y el cupo femenino en los noticieros, poder detectar cuáles son los patrones que el capitalismo necesita para poder vender y sostenerse. La vas a tener que militar desde lo familiar, lo barrial, en los afectos, en el trabajo, con tu pareja, con tus hijas e hijos, y en uno de los espacios más difíciles: con tus compañeras y compañeros de militancia”.

No parece que este nuevo tránsito de Juliana di Tullio por el Senado vaya a pasar desapercibido.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario