martes 21 de septiembre de 2021
Perfil

"Randazzo perdió volumen y Lavagna me maltrató"

PODCASTS | Por Edi Zunino | 29 de June 12:07

Se mueve el avispero del año electoral y otra de las figuras que reaparece dentro del animado panorama opositor es Margarita Stolbizer, la rubia de Morón a quien conozco de hace años, creo que desde 1984 u ’85, cuando ella presidía la Juventud Radical que ese distrito del Oeste, donde está el agite.

En las últimas semanas, Margarita estuvo hablando bastante con Florencio Randazzo y cuando parecía que podían llegar a algo, pum, la cosa no llegó a debut y fue directamente despedida.

Le pregunté a Stolbizer qué fue lo que pasó. Si es que Randazzo se pinchó o fue otra cosa. Y esto me dijo ella: 

“A mí me parece que él tenía la expectativa –razonable, porque su propuesta es atractiva- en despegar sectores del Gobierno y de Cambiemos. Y creo que todo eso, en función del contexto, no le ha sido posible. Entonces no ha ido teniendo el volumen que él pretendía y que podría haber tenido, y ha quedado muy acotado… A mi juicio, muy acotado en algo que me saca un poco de ahí, que es la idea de Lavagna, esto de que Lavagna puede ser el gran salvador o el gran acompañante de Randazzo, a mí, por lo menos, no sé si a otros los puede entusiasmar, pero a mí directamente me aleja”.

En 2019, Margarita Stolbizer acompañó la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, con quien ahora parece enojada. Se lo pregunté…

-¿Té quedó algo personal con Lavagna?

-Yo trato de no tener nunca cuestiones personales con nadie. Ni siquiera en mis momentos de máximo enfrentamiento con Cristina y de haberla denunciado y todo, siempre dije que no tengo problemas personales con nadie, tampoco con Lavagna, sino que son problemas netamente políticos. Pero sí te reconozco que a Lavagna lo sufrí mucho más de manera personal que ninguna derrota. Lo del 2019 no se trató de un resultado electoral tampoco, sino de la forma en que él se plantó, el destrato o el maltrato, diría, que él tenía hacia las personas que estábamos en su cercanía y su incapacidad total para ser el convocante de lo que nosotros creímos que se debía hacer en el 2019: una gran convocatoria ciudadana a todas las muchas personas que no queríamos saber nada con la grieta. Eso no debía ser algo chiquito y de negocio político”.

Creo que nadie habló así de Lavagna. Quise saber más…

-Me estás hablando de un Roberto Lavagna desconocido: cortoplacista y autoritario… 

-(Se ríe) Sí, yo lo viví lamentablemente de esa manera. No me fue bien en la experiencia de ninguna manera en lo político, pero insisto, no en los resultados, sino en cómo se iba a plantar en una campaña electoral, cómo iba a ser su convocatoria, cómo iba a recibir a la gente que lo quería acompañar, porque por momentos, lo que nos pasaba a muchos era que nosotros queríamos estar con él pero no sabíamos si, efectivamente, él quería que nosotros lo acompañáramos. Vi una persona que creía demasiado en sí mismo y en su potencial y entonces, prácticamente, subestimaba cualquier otra cosa”.

Y entonces, apareció en escena Facundo Manes y a Margarita la sedujo la idea de que el neurólogo pueda convocar multitudes desde su propuesta política, que tiene un eje en desarrollar cerebros desde una revolución educativa y científica.

Stolbizer tiene su propio partido, que se llama GEN, pero sigue teniendo un corazoncito radical. Le pregunté si Manes va a ser quien recomponga la maltrecha autoestima del radicalismo…

“Me da la impresión de que el radicalismo y Manes se potencian recíprocamente. El radicalismo a Manes le da un espacio institucional. Y Manes al radicalismo le da que puede demostrar un liderazgo, que puede convocar a los de afuera, algo que estaba reservado al PRO en Juntos por el Cambio, que por ser un partido más joven parecía ser más convocante para figuras de afuera, desde lo social. El radicalismo muestra eso con una figura relevante para el debate político. No tengo dudas de que cambia el escenario, ha movido bastante el escenario la candidatura de Manes. Me da la impresión de que al radicalismo le hace muy bien, sobre todo en la provincia de Buenos Aires y sobre todo en esta pelea. Y no te olvides de que, hablando de la competencia, Manes no ingresa sin un proyecto político hacia adelante. A mí me entusiasma lo de Manes porque es una de las pocas personas que discute un proyecto de país. Me preocupa que las coaliciones en la Argentina se arman para ganar elecciones y no para gobernar ni para mejorarle la vida a la gente. Es ganar y ganar, La política es muy resultadista, muy exitista. Yo creo que los resultados son necesarios, pero hace falta una discusión más de fondo sobre el país que queremos. Y esa es la discusión que incorpora Manes en este debate y en esta competencia”.

El año electoral ya es un hecho, señoras y señores…

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario