domingo 25 de julio de 2021
Perfil

Nicolás Trotta: “Cristina Kirchner es un gran activo de nuestro gobierno”

PODCASTS | Por Edi Zunino | 09 de June 11:56

Nicolás Trotta jamás imaginó que como ministro de Educación se podía llegar a estar tan expuesto todos los días y en todos los medios habidos y por haber, y no sólo en los días previos a los inicios de clases, en general tan conflictivos con los gremios docentes. Si hasta Cristina Kirchner se peleó en público con los maestros que paraban, ¿se acuerdan? Se lo recuerdo al ministro Trotta. Y, ya que estamos, aprovecho para preguntarle si el plan de diálogo y unidad nacional que, según él, sigue siendo el principal desafío del presidente Alberto Fernández, será posible teniendo tan cerca y con tanta exposición e influencia una figura tan irritante para muchos de los que deberían participar de esa conversación, como lo es Cristina.
Escuchen lo que dice:      
“Yo creo que sí. Aparte, la figura de Cristina es un enorme activo para nuestro Gobierno. Entre otras cosas, porque hay un sector de la sociedad que, a pesar de haber transitado un año y medio muy difícil –nuestra cotidianeidad se agravó en términos relativos por la pandemia-, tienen mucha expectativa por lo que implicó el gobierno de Cristina. Por supuesto, también eso implica un nivel de representatividad a la vez que un nivel de tensión con otro sector de la sociedad. Nuestro camino es tratar de interpelar, de persuadir, de dialogar con el centro de la sociedad. Y ahí está lo que nuestro Presidente, cuando era candidato, logró construir en términos electorales y nos permitió la victoria. Yo comparto el análisis de nuestra Vicepresidenta, en cuanto a que ganamos porque la gestión de Mauricio Macri fue muy negativa. En términos objetivos lo digo, porque si Macri hubiese sido un buen presidente no había nada que discutir”.

Habrán notado que Trotta no niega la tensión que genera la vice y hasta acepta -con mucha elegancia, por cierto- que puede ser un escollo para agrandar ese “centro” de la sociedad, que es donde, en definitiva, se asientan los triunfos electorales y las chances de gobernabilidad. Habrán notado, también, que habla del “gobierno de Cristina” y de “nuestro gobierno”, y no sólo como una cuestión de tiempos diferentes.

Suele ser el tiempo, precisamente, uno de los principales enemigos de los políticos. Claro que un año y medio de gobierno es poco tiempo para evaluar nada con una mínima cuota de seriedad, aunque eso vale más que nada para tiempos normales: la pandemia, sus restricciones y sus efectos en los bolsillos y en los estados de ánimo se hicieron eternos. Trotta se muestra optimista con lo que viene, aunque no al punto de desconocer que, en política y hoy por hoy sobre todo, los triunfos pueden pasar a ser derrotas casi en un abrir y cerrar de ojos. 
Dice Trotta: 
“Todo gobierno que recién asume lo hace en un momento de mucho reconocimiento y de gran expectativa. Fueron difíciles los años previos a nuestra victoria electoral y creo que esa misma victoria sintetizó en parte los años complejos que venía transitando la Argentina… Pero yo siempre les digo a todos mis colaboradores que los aplausos de hoy pueden ser los cuestionamientos de mañana y viceversa, porque es todo muy volátil”.

Le pregunto si, para cuanto esto pase, tienen preparada una agenda post pandemia, porque esto va a pasar y la llegada de más vacunas alienta a mirar hacia adelante. Dice que sí, y en medio de los planes y debates que se pone a enumerar, me llama la atención una definición de Trotta que no encajaría con mucha facilidad en la cabeza de alguien que, como suele suponerse, integra un Gobierno considerado, por muchos críticos, populista y hasta de izquierda.
A ver si les pasa lo mismo. Escuchen:
“Yo suelo repetir una frase de (la economista ítalo-estadounidense Mariana) Mazzucato en ‘El Estado emprendedor’, uno de sus libros, donde dice con claridad: ‘No hagan lo que los Estados Unidos dice que hizo, hagan lo que Estados Unidos hizo. La perspectiva que parece verse en los Estados Unidos es la de un Estado ausente, pero lo que hay es un Estado invisible no hace notar su presencia, pero tiene una capilaridad enorme incentivando la generación de conocimiento, apalancando la ciencia y la tecnología, financiando una educación obligatoria…, para mencionar sólo ejemplos”.

La fama, en cuanto conocimiento público, es otro de los valores más preciados para quienes más temprano que tarde serán candidatos a algo. Y digamos que, en este tiempo, Trotta se hizo famoso y no faltan quienes ya lo mencionan como un competidor a la Jefatura de Gobierno porteña en 2023. Diría que su caso es bastante análogo al del ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, que de tan expuesto también por la pandemia ya suena como competidor para el mismo cargo, aunque desde Juntos por el Cambio, claro.

Pero, bueno, Nicolás Trotta prefiere no hablar de eso. Al menos por ahora.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario