domingo 27 de noviembre de 2022
Perfil

Mentalidad de Crecimiento vs. Mentalidad Fija

PODCASTS | Por Julieta Colella | 14 de July 16:47

¿Qué significa esta distinción? A decir verdad, son dos caras de una misma moneda. La principal diferencia entre estos dos tipos de mentalidades recae en la actitud de la persona, pero en realidad va un pasito más allá; también se refiere a la voluntad de mejorar, al deseo de crecer, al aprendizaje continuo. En este sentido, es importante entender que la inteligencia de los individuos no está dada de forma genética, sino que es algo que se construye sostenidamente en el tiempo. De hecho, es moldeable, se transforma y se alimenta según la apertura y la ambición que cada persona esté dispuesta a dar para lograr un objetivo.

Para Dweck, la psicóloga e investigadora a quien le debemos tal distinción de conceptos, la mejor de las mentalidades es la mentalidad de crecimiento, no sólo porque ayuda al individuo a superar sus desafíos diarios, sino que, además, contribuye a conseguir mejores resultados tanto en lo profesional como en lo personal. Este tipo de mentalidad o mindset proviene del punto de vista que cada persona tiene acerca de sus propias capacidades. Los que piensan que sus capacidades son innatas creen que tienen una inteligencia fija (mentalidad fija). Otros creen que el fruto de sus talentos y habilidades se relaciona con el aprendizaje, la formación y la resiliencia, entendiendo a los anteriores como un “incremento” de la inteligencia (mentalidad de crecimiento).

Un claro ejemplo de lo anterior es la reacción de las personas frente al fracaso. Los individuos con mentalidad fija temen el fracaso porque, para ellos, es una declaración negativa en sus capacidades y les genera angustia o frustración. En cambio, los individuos con mentalidad de crecimiento lo perciben como un aprendizaje más porque se dan cuenta de su profundo valor y puede servirles para construir a futuro.

Además, este modo de pensar mejora la calidad de vida de las personas. La mentalidad de crecimiento permitirá a una persona vivir una vida menos estresante y más exitosa. Acá también entran en juego conceptos como la persistencia, el esfuerzo y la dedicación. El nunca darse por vencido. De esta forma, el poder de nuestras creencias, tanto conscientes como inconscientes, pueden tener un profundo impacto y abrir las puertas a múltiples posibilidades.

Es interesante trasladar estos conceptos al ámbito empresarial. ¿Qué tipo de empresario o emprendedor sos? ¿El de mentalidad fija o de crecimiento? ¿Cuál creés que mejor se adapta a la coyuntura que estamos viviendo? Sin lugar a dudas, es clave tener una mentalidad de crecimiento, la cual nos permita percibir el fracaso de forma diferente, la cual nos permitirá aceptar nuevos riegos y persistir a pesar de los resultados adversos, ver siempre el esfuerzo como un camino de mejora, aprender de la opinión de los demás, abrirse a su equipo, compartir y transmitir esta manera de pensar, así como también sentir inspiración frente a los resultados de los demás.

Nadie dice que sea fácil, pero un cambio en la manera de pensar y ver las cosas, puede generar resultados de alto impacto que ni nosotros vamos a poder creer.  

por Julieta Colella

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario