martes 21 de septiembre de 2021
Perfil

Las pastillas del Doctor Manes

PODCASTS | Por Edi Zunino | 07 de July 11:21

Se supo que, ante la falta de acuerdo en el PRO, es posible que la actitud a tomar por parte de esa fuerza hacia el cierre de listas del 24 de julio se resuelva leyendo encuestas. Bueno: les cuento que, si las PASO en la provincia de Buenos Aires fuesen hoy, en la interna de Juntos por el Cambio se impondría el neurólogo radical Facundo Manes con el 26,4%, seguido de cerca por el intendente de Vicente López, Jorge Macri, con un 25%. Más atrás, a una distancia de 5 a 6 puntos porcentuales de los otros dos, viene el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli.

Eso es lo que se desprende, al menos, de la última encuesta recién distribuida por el Observatorio de Psicología Social Aplicada de la UBA, que en su sondeo permanente sobre el estado de ánimo de la población hace distintos recortes y esta vez se dedicó a poner el foco en las tendencias electorales. Es grande la muestra, entre bonaerenses mayores de 18 años: hoy por hoy es mucho 2.652 casos para un solo distrito. Casi 40% de los encuestados reside en el interior provincial, mientras que el resto se reparte proporcionalmente a la población del Gran Buenos Aires entre las zonas Sur, Oeste y Norte. 

Manes le debe al interior de la provincia su ventaja, donde les saca casi 20 puntos a Macri y a Santilli, que empatan entre sí a la cabeza en la Zona Sur, mientras que el primo de Mauricio Macri crece en el Norte y el vice de Horacio Rodríguez Larreta, en el Oeste. Tiene lógica: Manes se asienta donde más pesa el radicalismo, Macri tiene un perfil más puramente PRO y Santilli, más peronista.

Las matemáticas indicarían que una lista unificada del PRO le ganaría a la promovida por la UCR. Aunque nada garantiza que esa cuenta sea real cuando la campaña esté a full. Y se suma que, en la provincia y manejando la oposición sólo algunas estructuras municipales, la pelea por las bancas legislativas es sustancial para ubicar en los lugares que van a entrar cantado a quienes deberían ser motores de la campaña que verdaderamente importa, la presidencial de 2023, donde se sabe que Larreta y María Eugenia Vidal juegan un partido distinto que Macri y Patricia Bullrich.

En la general, la encuesta señala que, a priori, se registra un empate técnico entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio en la franja del 26.5%. Pero algo le está jugando bastante en contra al kirchnerismo: el rechazo a la gestión de Axel Kicillof se ubica en el 65% y el mismo nivel de malestar se registra sobre la del presidente Alberto Fernández, lo cual se refleja incluso entre los votantes del oficialismo.

Por eso, en las proyecciones de las preferencias, El Frente de Todos registra un techo del 37%, mientras que Juntos por el Cambio roza los 44 puntos. A esta altura, el peronismo No K le resta más de 5 puntos a los K. Y hay un 11% que hoy se entusiasma con las propuestas llamadas “libertarias”. Ambos subgrupos están más cerca del macrismo que del kirchnerismo, y ese peronismo y ese anti peronismo son terrenos a conquistar que también dividen aguas en el PRO para ver dónde se pone el énfasis.
Por lo demás, el 75% de los encuestados cree que la economía está mal. El 71% ve una situación social explosiva. Y un promedio del casi 60% cree que, en los próximos 6 meses, todo va empeorar.

Todo eso explica por qué una interna política, como en este caso la de Juntos por el Cambio, puede generar interés en medio de una situación francamente depresiva. Se supone que por algún lado habrá que tratar de salir del pozo. Sin alguna expectativa no se puede vivir. Y el Doctor Manes, que levantó la autoestima de la oposición, hasta nos podría medicar.

Igual, calma, radicales. Todavía falta.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario