domingo 16 de mayo de 2021
Perfil

Historias del Planeta Tierra

PODCASTS | Por Esteban Nigro | 01 de May 11:00

Las primeras descripciones del interior de nuestro planeta datan de 2300 años. Por entonces Aristóteles explica que los terremotos se generan en días muy ventosos, al ingresar aire a las entrañas de la Tierra y que al calentarse retorna a la superficie con tanta fuerza que resquebraja el suelo. El filósofo era por entonces referente del mundo antiguo, y cuando alguien le consultó también la razón por la cual peces fósiles se encuentran dentro de las rocas, contestó que así como el mar estaba lleno de ellos también sucedía esto dentro de las piedras, sólo que allí vivían inmóviles. Estas explicaciones perduraron por casi dos mil años, hasta bien entrada la Edad Media.

Para el siglo 16, James Ussher, un arzobispo irlandés calculó la edad de la Tierra, basándose claro en escritos bíblicos y llegó a la conclusión que se había creado atención… el anochecer previo al domingo 23 de octubre del año 4004 a.C. Y por si este dato fuera poco, agregó que la expulsión de Adán y Eva del Paraíso fue el lunes 10 de noviembre de ese mismo año. Tanta fue la precisión de su datación, que tuvo una gran aceptación por aquellos tiempos. 

Pero había un problema en tal afirmación. Dado que se supuso que la Tierra tenía apenas unos pocos miles de años de existencia, la única forma de explicar paisajes como el Gran Cañón del Colorado o el Parque Nacional Talampaya en La Rioja, era debido a grandes catástrofes. Porque si bien ya se sabía que un río era capaz de erosionar una meseta y generar un cañadón, el tiempo establecido por el arzobispo como la edad terrestre era tan corto que únicamente paisajes como aquellos podían explicarse como que alguna vez el río que vemos hoy había tenido un descomunal caudal, de proporciones bíblicas. Y por tanto en tan sólo unos miles de años había erosionado aquel paisaje. Esto dio lugar a un nuevo pensamiento que se llamó oportunamente catastrofismo. 

Ya en el siglo 19, la ciencia se mostró mucho más de acuerdo con una nueva corriente de pensamiento denominada uniformismo que establecía que las leyes físicas, químicas y biológicas que actúan hoy, lo han hecho también en el pasado. Y aplicado esto al ejemplo del Cañón del Colorado o de Talampaya, significaba que el río que actualmente vemos había sido bastante similar en el pasado sólo que eran tantos los millones de años que había erosionado ese suelo que así se había generado el actual paisaje. Fuerzas que nos parecen pequeñas producen, a lo largo de mucho tiempo, efectos iguales a catástrofes súbitas. Y a partir de allí, rápidamente se dedujo que la Tierra tenía muchos años más de vida que los establecidos por el arzobispo siglos antes. 

Hoy sabemos que nuestro planeta tiene unos 4600 millones de años de existencia. Y es interesante imaginar que si jugamos a reducir todos esos millones de años de vida a tan sólo uno, las rocas más antiguas que conocemos son de marzo de ese año. Un par de meses después, en mayo, los primeros seres vivos aparecen en el mar. Las plantas y animales terrestres recién ven el sol a finales de noviembre. Los dinosaurios que dominaron ampliamente este planeta aparecen a mediados de diciembre, para extinguirse apenas pasado Navidad. Y dentro de este ejercicio de reducir la historia de la Tierra a un año, los seres humanos comenzamos a caminar su suelo recién la tarde del 31 de diciembre. Parados en el presente, en ese ápice vertiginoso del tiempo como diría Borges, hoy estamos en nochevieja mirando apenas para atrás al imperio romano que dominó al mundo por apenas 5 segundos, a partir de las 23 horas 59 minutos y 40 segundos.

por Esteban Nigro

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario