martes 22 de septiembre de 2020
Perfil

Encuesta psicológica: somos bastante peores que cómo nos vemos

PODCASTS | Por Edi Zunino | 16 de September 12:27

Nuevo trabajo del Observatorio de Psicología Social Aplicada, dependiente de la Facultad de Psicología de la UBA. Tema: el prejuicio y la discriminación en la sociedad argentina. Base: 1.532 encuestados mayores de 18, menores de 75 y bien equilibrados en cuanto a género. Lo más llamativo del estudio: la enorme diferencia entre cómo percibimos a los demás y cómo nos auto percibimos a nosotros mismos, en este caso en materia de prejuicios y discriminación.

Miren por qué: si la pregunta es sobre “cómo son” los argentinos, o sea, cómo son ellos, se obtiene un ranking donde los argentinos “son”: 1) prejuiciosos; 2) discriminadores; 3) agresivos; 4) machistas; 5) autoritarios; 6) egoístas. Todas estas categorías fueron calificadas con más de 8 sobre un total de 10 puntos. Ellos “son” mucho de todo aquello.

Ahora bien: si la pregunta apunta a cómo se percibe uno mismo, el ranking se logra con puntajes de 5 para abajo y arroja que “somos”: 1) también prejuiciosos; 2) autoritarios, ya no tan discriminadores; 3) egoístas, ya no tan agresivos; 4) agresivos, ya no tan machistas; 5) ahora sí, discriminadores; y 6) a la cola, machistas.

En síntesis: ellos son muy malos y yo estoy entre los más o menos buenos. 

Los mayores niveles de prejuicio, según el informe, se observaron hacia los inmigrantes latinoamericanos, seguido por el prejuicio hacia personas con alguna clase de discapacidad y el prejuicio sexista hacia las mujeres. Los menores niveles de prejuicio se mostraron hacia personas homosexuales y personas con coronavirus. Los varones aparecen, en general, más prejuiciosos que las mujeres. Y los participantes más jóvenes (entre 18 y 33 años) presentaron mayores niveles de prejuicio hacia los adultos mayores, las personas con obesidad y las personas con coronavirus. Por el contrario, las personas con edades entre 55 y 75 años presentaron mayores niveles de prejuicio sexista, en particular hacia la homosexualidad.

Se comprobaría que, a mayor contacto intergrupal, se achican los niveles de prejuicio. Y se corroboró que, a mayores niveles de empatía, baja el prejuicio. O sea: en contacto con los otros e informados, somos mejores.

Según la muestra, cuatro de cada diez argentinos se sintieron discriminados al menos una vez durante el último año. En mayor medida, los más jóvenes. Principales motivos de discriminación: 1) ideología o creencias políticas; 2) edad y 3) alguna condición física o mental.

Atención a este dato: 7 de cada 10 personas refieren haber sido víctimas o conocer a alguien que fue víctima de acoso sexual o alguna clase de violencia sexual.

El Observatorio de Psicología Social Aplicada indaga, como su nombre lo indica, sobre aspectos que afectan la salud mental de la población. En tal sentido, considera que se debería trabajar con mucho énfasis en: 1) intentar evitar las generalizaciones, 2) interactuar con el “diferente”; 3) ponerse en el lugar del otro; 4) aprender a explorar nuestros propios estados emocionales; 5) reconocer el prejuicio propio, el de cada uno.

Entre algunas estrategias de salud y educación que podrían ayudar, el Observatorio señala que aquellas personas que desarrollan lazos positivos con las culturas, las etnias o los géneros están mejor preparadas para “manejar el estrés que surge del prejuicio y la discriminación”.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario