Tuesday 28 de May de 2024
Perfil

Emprendimientos y fondo de reserva

PODCASTS | Por Julieta Colella | 02 de June 17:20

Empecemos por el principio. En cualquier emprendimiento existen tres tipos de socios: el capitalista, el ejecutivo y aquel que desempeña ambos roles. El socio capitalista es aquella persona que invierte dinero para financiar el negocio a cambio de una ganancia esperada, dispuesto a asumir riesgos, pero que no trabaja físicamente en el proyecto. El ejecutivo, por el contrario, es aquel socio cuya inversión no es monetaria, sino que se traduce en trabajo. Por último, el socio que asume ambos roles es aquel que aporta dinero al emprendimiento y que a su vez trabaja físicamente en él.

Un error común que suelen cometer aquellos emprendedores que recién comienzan es no hacer una clara distinción entre sueldo y ganancia. El socio que desempeña ambos roles debe, por un lado, cobrar un sueldo en función a las horas trabajadas o a la tarea realizada, por su papel de ejecutivo, y, por otro lado, debe recibir un porcentaje de las ganancias netas del negocio, por su carácter de capitalista.

¿Por qué debe retirar un porcentaje de las ganancias y no su totalidad?
A este punto quería llegar. Un emprendimiento debería “pagar” un Fondo de Reserva con sus ganancias. Y esto lo debería hacer desde el principio, o digamos cuando las cosas van bien, porque muchas veces lo que pasa también, y creo que la pandemia desnudó esta realidad, es que nos acordamos del fondo de reserva cuando el problema lo tenemos encima.

Un Fondo de Reserva es un monto de dinero que se acumula con la finalidad de poder hacer frente, en un futuro, a gastos particulares, situaciones extraordinarias o inversiones. Es dinero que le corresponde al proyecto para enfrentar situaciones fuera de lo cotidiano. Aclaro que son situaciones que salen de la diaria para que no se confundan con la famosa “caja chica”, cuyo objetivo sí es saldar gastos cotidianos.

Mi recomendación es determinar un porcentaje a respetar mensualmente (ejemplo 20%) sobre las ganancias netas de ese período para destinar al Fondo. De todas formas, nada quita que ese porcentaje se modifique en algún momento. En mi opinión, debe ser algo flexible.  

Independientemente del porcentaje que se decida fijar, mi segunda recomendación es destinar recursos al Fondo todos los meses o, al menos, aportar hasta cubrir como mínimo 6 meses de los costos fijos. De esta forma, vas a estar tranquilo que durante momentos de turbulencia (ejemplo, bajas venta o rotura de un elemento fundamental de trabajo) tendrás cómo afrontarlo.

Mi tercera y última recomendación (por ahora), es que dicho monto de dinero debe estar invertido, primero para que no se desvalorice y segundo para que genere una renta y se retroalimente solo. Con respecto al tipo de inversión, deberían ser instrumentos lo más líquidos posibles, es decir, que se puedan transformar en dinero rápidamente. Si no fuera así, no estaría cumpliendo el objetivo para el cual se formó, que es afrontar contingencias que pueden ocurrir de un momento para el otro. En el caso de querer realizar inversiones a largo plazo, otro debería ser el fondo a constituir.

por Julieta Colella

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario