lunes 24 de enero de 2022
Perfil

El príncipe Andrés está recibiendo fuego amigo

PODCASTS | Por Sergio Manaut | 10 de January 13:39

El año 1982 es imposible de olvidar y no por el mundial de España. La mayoría de la gente estaba pendiente de los partidos como si en las Islas Malvinas los chicos no estuvieran muriendo de frío, a causa de las balas o bombas inglesas. 

El príncipe Andrés, hijo predilecto de la reina de Gran Bretaña Isabel II, fue apodado como "el principito" por la prensa argentina. Decían que lo tenían escondido y lejos del fuego argentino para que no le pase nada. Mientras que los ingleses dicen que es un héroe de guerra al mando de su helicóptero. 

No sabemos cuál de los dos relatos es cierto. Lo que sí es cierto es que no iba a ser un argentino quien lo pusiera entre las cuerdas, si no una victima del millonario pederasta, Jeffrey Epstein, un neoyorkino tan influyente como proveedor de sexo a personalidades de todos los ámbitos, incluido el de la familia real británica.

La demanda civil impuesta por Virginia Roberts, en los tribunales estadounidenses por presuntos abusos sexuales del principito cuando ella tenía 17 años de edad, condenó a escarnio y ostracismo al hermano del eterno heredero al trono del príncipe Carlos de Gales. También empaño la celebración de 70 años de reinado de su madre quien se convertirá en la monarca que más tiempo ocupó el trono de Gran Bretaña.

El príncipe Andrés está recibiendo fuego amigo, sus colegas de armas le piden que renuncie a sus rangos honoríficos para no manchar la reputación de los distintos cuerpos a los que pertenece. 

Si pierde la demanda de Roberts deberá hacer frente a una indemnización millonaria, y como su madre la reina ya le comunicó que de su famosa cartera no saldrá un solo billete, Andrés está planeando poner a la venta su chalet de los Alpes Suizos 

 

 

por Sergio Manaut

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario