jueves 5 de agosto de 2021
Perfil

El libro del perdón de los pecados (de la carne)

PODCASTS | Por Lucas Boltrino | 18 de July 12:30

Si bien asesinar a una persona era un delito imperdonable, el incesto era algo prácticamente inaceptable. De acuerdo al clérigo, "Cuando un hombre se acuesta con la hermana de su mujer el incesto lleva consigo el pecado de adulterio. No podrá acercar de a su mujer, la cual si no quiere vivir en estado de continencia, podrá contraer legítimo matrimonio con quien ella desee. Él y su cómplice están destinados al celibato y se infligirán durante toda la vida las mortificaciones que les prescriba el sacerdote".

En tanto, cuando el incesto se cometía con la madre o su hermana, se condenaba al pecador al celibato perpetuo, a las mortificaciones hasta su último día, y ayunos periódicos durante 15 años.

Curiosamente, las penas no eran tan severas para el hombre cuando se acostaba con quien fuera la futura esposa de su hijo, ya que solamente tendría que cumplir con 7 años de penitencia y ayuno en ciertos días señalados. Incluso, después de un tiempo podría casarse con otra mujer ante el Señor.

Por otra parte, la mujer que engañara a su futuro esposo con su futuro suegro no la iba a sacar tan barata. Si ya había contraído matrimonio, debía separarse, y hacer penitencia hasta el fin de sus días. 

Dentro de estos delitos, el obispo señalaba que uno de los peores no era el adulterio, sino el doble adulterio, es decir, el de un hombre casado con una mujer casada.
La pena que indica este sacerdote es de dos cuaresmas anuales durante quince años para los pecadores, y además, no podrán vivir sin hacer penitencia de una manera o de otra.
Otro de los pecados condenados en esta suerte de "catálogo" de los monjes negros era la sodomía, ya que aquel hombre casado que haya tenido ese tipo de desviación una o dos veces cumplirá diez años de penitencia, y si lo hizo junto a su hermano, 15 años.

En resumen, vemos que no se les escapaba ninguna a los obispos de la época, en especial a Burchard. Fue así que estos libros fueron importados a España alrededor de finales del siglo XI, aunque no tuvieron una buena respuesta en esta región, ya que los mismos monjes negros detectaron una gran diferencia entre lo que se profesaba en su tierra natal respecto al sur de los Pirineos. De todas maneras, los "libros del Perdón de los Pecados" sobrevivieron en Europa, con algunas modificaciones, hasta el siglo XIX.

por Lucas Boltrino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario