martes 15 de junio de 2021
Perfil

El 8 de Mayo de 1967 Muhammad Ali perdió su título de campeón mundial por negarse al servicio militar

PODCASTS | Por Radio Perfil | 08 de May 08:55

Nacido bajo el nombre de Cassius Marcellus Clay, fue uno de los grandes boxeadores de la historia. Medalla de oro en la categoría de los semipesados en los Juegos Olímpicos de Roma en el 60, campeón del mundo de los grandes pesos en el 64.

Pero Ali no solo fue uno de los grandes del cuadrilátero sino un deportista que sacudió la conservadora sociedad estadounidense de los años sesenta, espantada por la oposición a la guerra de Vietnam, la reivindicación de los derechos civiles de la minoría negra y la rebeldía juvenil que caracterizó la década.

La personalidad de Ali -orgulloso, fanfarrón, provocador- fueron grandes características para los medios deportivos, especialmente con la televisión.

El 6 de marzo adoptó el nombre de Muhammad Ali, que muchos estadounidenses, incluyendo los medios, se negaron a utilizar durante años. El rechazo a sus opiniones y “el mal ejemplo que daba a la juventud”, junto a otros intereses comerciales, llevó a una de las asociaciones -la World Boxing Association (WBA)- a desposeer a Ali del título solo un mes después de conquistarlo.

Tras unos combates fáciles, en mayo del 65, le concedió la revancha a Sonny Liston. El combate apenas duró un minuto. Un golpe invisible, todavía hoy discutido, acabó con Liston en la lona. Las sospechas de trampas o la influencia de los musulmanes negros se sumaron a los recelos tradicionales ante un deporte, con frecuencia, manipulado por las apuestas.

El clima de hostilidad contra Ali aumentó cuando fue llamado a filas –en plena escalada de la guerra de Vietnam-. Durante todo 1966 presentó sucesivos requerimientos contra la decisión de declararlo apto para el servicio, alegando razones de conciencia debido a su religión, pero sólo consiguió algún aplazamiento para que pudiera defender el título.

Finalmente, tras la negativa del Tribunal Supremo a concederle un nuevo aplazamiento para su incorporación a filas, en abril del 67, Muhammad Ali se presentó en el centro de entrenamiento del ejército de Houston, pero permaneció inmóvil y callado a los requerimientos del oficial de alistamiento, que ante su mutismo le informaba de la pena a la que podía ser condenado por desertor.

En junio el Tribunal Federal de Houston lo condenó a cinco años de prisión y 10.000 dólares de multa. Pese algunos intentos de personalidades negras para encontrar una solución o la amenaza de acabar en la cárcel, siempre se negó a retractarse, convencido de que cuando pudiera volver a boxear recuperaría la corona “que nadie le pudo arrebatar en el ring”. Permaneció en libertad bajo fianza, sin poder boxear

Alí regresó al ring en octubre del 70. Obtuvo dos victorias, pero perdió el combate por el título contra Joe Frazier, el 8 de marzo de 1971. Volvió a enfrentarse a Frazier –ya desposeído del título- en enero del 74, esta vez con victoria a los puntos.

Locución de Pita Fortín.

 

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario