sábado 18 de septiembre de 2021
Perfil

El 3 de abril de 2002 Marita Verón fue secuestrada y vendida a una red de trata de personas

PODCASTS | Por Radio Perfil | 03 de April 09:50

María de Los Ángeles Verón tenía entonces 23 años y vivía con su pareja, David Catalán, padre de su hija Sol Micaela. Por recomendación de una vecina, Patricia Soria, enfermera de la Maternidad de San Miguel de Tucumán había acudido allí para colocarse un DIU, ese día fue a hacerse estudios ginecológicos; le habían remarcado que debía acudir con su DNI. Susana Trimarco, su madre, empezó a buscarla al ver que no regresaba.

Ese mismo día hizo la denuncia. La intensa búsqueda hizo que empezaran a surgir indicios y testigos de que podía haber sido llevada a La Rioja. Con el testimonio de una víctima rescatada, Fátima M., surgieron nombres como Liliana Medina, madama de  varios prostíbulos, sus hijos Gonzalo Gómez y el Chenga Gómez, que también estaban en el “negocio familiar”.

Fátima sostuvo haber dormido junto a Marita en la casa de Daniela Melhein en Yerba Buena, Tucumán, a donde había sido trasladada desde La Rioja y luego vuelta a trasladar. Así, a lo largo de los años, otras víctimas rescatadas, que lograron escapar de las redes de trata, afirmaron haber compartido cautiverio con Marita, haber estado presente cuando la llevaban a la Rioja y haber visto cómo modificaban su aspecto mediante tintura del cabello y lentes de contacto de color.

Según las investigaciones, Marita fue secuestrada para utilizarla en una fiesta sexual, su primer destino de explotación. Logró escapar, pero la volvieron a atrapar. Una trabajadora sexual contó que pasó por manos de un proxeneta, quien la tuvo en su casa y a los dos días la vendió en 2.500 pesos a una whiskería de La Rioja.

La causa llegó a la etapa del juicio oral a comienzos de 2012, dictando sentencia absolutoria para todos los acusados, en diciembre de ese año. El fundamento del fallo, fue que los testimonios sobre los que se basa la acusación no son creíbles, a la vez de resultar contradictorios entre sí. El fallo mereció severas críticas desde los más diversos ámbitos. La causa llegó a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, que en diciembre de 2013 revocó el fallo absolutorio y condenó a todos los imputados.

Susana Trimarco no pudo encontrar a su hija pero logró que el caso se convirtiera en un emblema y permitió realizar un mapa de la trata de personas. En 2007 ella impulsó la Fundación María de los Ángeles que brinda asistencia integral y gratuita a familiares y víctimas de la trata de personas y logró liberar a miles de mujeres.

Hoy con 21 años, su hija Sol Micaela, que tenía 3 años cuando secuestraron a su mamá, la sigue buscando.

Locución de Pita Fortín. 

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario