jueves 1 de diciembre de 2022
Perfil

El 20 de agosto de 1991 se produjo un intento de golpe de Estado contra el presidente Mijaíl Gorbachov

PODCASTS | Por Radio Perfil FM 101.9 | 20 de August 08:00

A comienzos de ese mes, el líder ruso decidió irse de vacaciones a su casa de campo en Crimea, y tenía pensado volver a la capital para firmar el Tratado de la Unión.

El acuerdo debía cerrarse el 20 de agosto y proponía, básicamente, reemplazar a la Unión Soviética por una nueva entidad, la Unión de Estados Soberanos, en un intento de Gorbachov de salvar la URSS. Sin embargo, en la madrugada del 19 de agosto, integrantes del gobierno de ideología marxista extrema iniciaron un plan para derrocar al presidente con el fin de evitar, según ellos, la descomposición del país.

El pacto suponía la independencia de algunos territorios soviéticos, lo que significó la gota que colmó el vaso del ala más dura del Partido Comunista.

A las 5 de la mañana, carros blindados y camiones militares invadieron las calles de Moscú, dirigiéndose hacia la Plaza Roja. El ejército tomó el control de los principales edificios oficiales y se estableció el “estado de emergencia” en algunas zonas del país.

La noticia sorprendió al mundo. El golpe significaba que la estabilidad del planeta se veía de nuevo amenazada ante la posible vuelta a los años de la Guerra Fría, de la amenaza nuclear y del mundo dividido en dos.

Los principales líderes del mundo expresaron rápidamente su preocupación y, de forma inmediata, Estados Unidos congeló todos los planes de ayuda a la Unión Soviética. George Bush, padre, al frente del gobierno norteamericano le recordó al mundo la lucha de occidente contra el comunismo.

Sin embargo, los acontecimientos no se desarrollaron como los golpistas habían imaginado. Al conocerse la noticia, miles de ciudadanos se lanzaron a las calles de Moscú para rechazar a los rebeldes y expresar su apoyo a Gorbachov.

El entonces presidente de Rusia, Boris Yeltsin, protegido por fuerzas leales, se subió a uno de los carros blindados, llamó a la resistencia civil y a desconocer al nuevo gobierno ilegítimo.

Los golpistas intentaron ingresar al parlamento ruso pero fracasaron en el intento. La operación militar se cobró cinco víctimas mortales y convirtió a Yelstin en el símbolo de la resistencia.

A su regreso de las vacaciones, Gorbachov afirmó en el aeropuerto “El pueblo cambió, y fue esto lo que impidió el éxito del golpe”. 

El movimiento democrático radical, encabezado por el presidente ruso, prohibió el Partido Comunista de la Unión Soviética y Gorvachov, debilitado políticamente, tuvo que renunciar a su cargo de Secretario General.

Todos los responsables del alzamiento fueron detenidos y, cuatro meses después, el 25 de diciembre de 1991, se disolvió oficialmente la URSS.

El 20 de agosto de 1991 se produjo en la Unión Soviética un intento de golpe de Estado contra el presidente Mijaíl Gorbachov. 

La historia también es noticia. Radio Perfil.

Guión de Javier Pasaragua. Locución de Pita Fortín.

 

por Radio Perfil FM 101.9

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario