viernes 7 de mayo de 2021
Perfil

El 15 de agosto de 1988 el médico argentino Julio Palmaz patentó su invento, el Stent

PODCASTS | Por Javier Pasaragua | 15 de August 10:00

Nació en 1945 en La Plata. Su padre era colectivero y su madre ama de casa. Cursó el secundario en el Colegio Nacional “Rafael Hernández” y se graduó en la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad de la Plata, en el 71.

Realizó sus prácticas en la especialidad de radiología en el Hospital General de Agudos San Martín, antes de trasladarse a Estados Unidos donde completó su formación en Radiología Diagnóstica en la Universidad de California Davis.

Una de las mayores causas de la muerte súbita cardíaca se produce por el estrechamiento de las arterias coronarias que irrigan al corazón. Esta lesión es generada por el depósito de lípidos.

Desde mediados de la década del '60, el tratamiento líder consistía en una cirugía invasiva de baipás.

En el ´77, Andreas Roland Grüntzig realizó la primera angioplastia coronaria exitosa, sin embargo, el procedimiento mostraba una alta tasa de recurrencia de la obstrucción arterial.

Luego de asistir a una conferencia de Grüntzig, Palmaz comenzó a trabajar en la idea de agregar a la práctica de la angioplastia un dispositivo que permaneciera en las arterias, evitando la elevada tasa de recurrencia.

Con esa idea, comenzó a probar distintos tipos de tubos rígidos expandibles, hasta lograr una red tubular conformada por una malla metálica. En el ´83, el doctor Richard Reuter lo invitó a sumarse al Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, San Antonio, para continuar con su investigación.

Apenas cuatro años después, en la Universidad de Friburgo de Alemania se implantó el primer stent periférico en humanos, repitiendo la experiencia en San Pablo, Brasil.

Debido a su éxito, Palmaz patentó el procedimiento el 15 de agosto del ´88, patente que fue reconocida, en 2001, como una de las diez más importantes del mundo.

La eficacia del stent es muy elevada y el riesgo de obstrucción muy bajo. Su utilización permitió evitar numerosas cirugías "a corazón  abierto".

En 2013, Julio Palmaz recibió la Mención Especial por Trayectoria de los Premios Konex a la Ciencia y Tecnología, por haber desarrollado un procedimiento médico que es utilizado actualmente en todo el mundo y que salvó y sigue salvando millones de vidas.

Guión de Javier Pasaragua y locución de Pita Fortín. 

por Javier Pasaragua

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario