Wednesday 17 de April de 2024
Perfil

El 14 de abril de 1912 se hundió el Titanic

PODCASTS | Por Radio Perfil FM 101.9 | 14 de April 11:02

Era domingo y el Titanic llevaba 5 días navegando por las heladas aguas del Atlántico Norte a todo vapor. Se trataba de su viaje inaugural y se aproximaba a las costas de Terranova, camino del puerto de Nueva York.

A las 13.40 hs el equipo radiotelegráfico del barco recibió un mensaje del Baltic, otro trasatlántico de la White Star Line. Malas noticias, se alertaba de la presencia de icebergs y de gran cantidad de campos de hielo. 

Nadie advirtió en esos momentos que aquel aviso constituía la antesala del dramático hundimiento.

El desmesurado y excesivo trasatlántico era el perfecto reflejo de una sociedad que también soportaba una carga exagerada de orgullo y de codicia.  El gigante trasatlántico avanzaba imparable hacia las bélicas consecuencias de una expansión irresponsable.

Con el Titanic se hundió mucho más que un barco pomposo y monumental. Se hundió el símbolo del crecimiento descontrolado. Se fueron a pique un mundo y unos hombres que se tenían a sí mismos por seguros e infalibles.

Fue la metáfora perfecta del fin de un modelo.

Conociendo la presencia de hielo, el capitán Smith mandó calcular al sexto oficial el tiempo que tardarían en cruzarse con los témpanos. A bordo, por lo tanto, había conciencia del peligro de navegar entre icebergs, y, aun así, el armador Bruce Ismay fue reacio a reducir la velocidad. Quería cruzar el océano en un tiempo ejemplar para reforzar la excelente imagen de la compañía.

Nadie pensaba, en un sentido práctico, que el casco del Titanic , el barco “insumergible”, la nave emblemática de la empresa, sucumbiese al impacto de un bloque de hielo, sobre todo si no era de grandes dimensiones

A las 21 hs la cabina del radiotelegrafista Jack Philips, de la empresa Marconi, todavía recibía un nuevo mensaje que anunciaba una zona con hielo hacia donde se dirigía el Titanic. Philips no transmitió nunca al puente de mando esta notificación.

Llegó incluso otro aviso, esta vez del Californian, indicando que se habían detenido al encontrarse “rodeados de hielo”, pero Philips tampoco hizo caso esta vez. Fleet hizo sonar tres veces el timbre y avisó por teléfono: era un iceberg, justo enfrente de la proa y a tan solo 500 metros.

No lo pudieron ver antes porque no disponían de binoculares. La tragedia parecía inminente. La capacidad de maniobra de un buque con el tonelaje del Titanic era muy reducida en tan poco espacio. 

Se evitó el choque frontal, pero no el impacto lateral. El hielo sumergido bajo el nivel del mar rasgó el costado del navío y hundió su cuerpo macizo a lo largo de 60 metros en el casco de acero. Se abrió una vía de agua letal en la sala de calderas.

El Titanic, pese a tener una capacidad para más de tres mil pasajeros y tripulantes, solo se había dotado de poco más de mil plazas en los botes salvavidas

Durante el hundimiento también se aplicó la ley no escrita que protegía la vida de los pasajeros más adinerados por delante de la de los demás.

Por su tonelaje, el Titanic solo estaba obligado a disponer de botes para 962 personas

Finalmente, a las 2.20 h de la madrugada del 15 de abril, las aguas del océano se cerraron para siempre sobre el fraudulento titán de los mares. 

Fallecieron en las aguas heladas 1513 personas de las 2224 que viajaban a bordo.

La Historia También es Noticia en Radio Perfil FM 101.9. Guion de Cecilia Claps y locución de Pita Fortín.

por Radio Perfil FM 101.9

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario