Wednesday 17 de April de 2024
Perfil

El 12 de febrero de 1999 el senado de Estados Unidos absolvió a Bill Clinton tras el escándalo Lewinsky

PODCASTS | Por Radio Perfil FM 101.9 | 12 de February 09:00

En 1995 una graduada de psicología del Lewis & Clark College fue contratada para desempeñarse como pasante en la Casa Blanca. Su nombre: Mónica Lewinsky.

Con el correr de los meses, la excesiva cercanía entre el, por entonces, presidente de Estados Unidos de 49 años y la becaria de 22, era un secreto a voces en la sede gubernamental.

Ante esto, y para evitar un posible escándalo público, sus jefes decidieron trasladarla al Pentágono. 

El escándalo, sin embargo, estalló. 

Fue en enero del 98, cuando una amiga íntima de Lewinsky, Linda Tripp, presentó unas grabaciones al FBI en donde la becaria relata encuentros sexuales con el mandatario norteamericano.

La noticia se conoció públicamente el 17 de enero en la web de noticias Drudge Report y cuatro días más tarde en el Washington Post.

Conocidos los hechos, Clinton convocó a una conferencia de prensa en donde negó haber tenido relaciones sexuales con Mónica Lewinsky.

En el 96, Linda Tripp era funcionaria del Pentágono y sabía que Clinton tenía dos denuncias por acoso sexual iniciadas por Paula Jones y Kathleen Willey.

Siguiendo consejos de amigos, Tripp comenzó a grabar todas las conversaciones telefónicas que mantenía con Lewinsky alcanzando 20 horas de grabación.

Cuando Clinton negó en el caso Jones haber tenido relaciones sexuales con Lewinsky, Tripp le entregó las cintas al fiscal Kenneth Starr, quien llevaba adelante la demanda.

Pero aún faltaba la prueba contundente. Lewinsky, por consejo de Tripp, había conservado sin lavar un vestido azul que había utilizado en uno de los encuentros sexuales con Clinton.

El ADN en la ropa de la becaria fue el golpe de nocaut para el mandatario.

Ante esto, no tuvo otra opción que admitir ante el gran jurado el 17 de agosto de 1998 que había tenido una "relación física inapropiada" con Lewinsky. 

Esa misma tarde, Clinton dio un discurso por televisión en el que reconocía ante la opinión pública lo sucedido.

Clinton y Lewinsky mantuvieron su relación durante dos años, en tanto la primera dama, Hillary, se enteró del vínculo recién cuando las evidencias se hicieron públicas.

El proceso de Juicio Político contra el mandatario se inició el 19 de diciembre de 1998 en la Cámara de Representantes y, después de 13 meses de investigación, terminó en el Senado el 12 de febrero del año siguiente. 

La cantidad de demócratas en la Cámara Alta fue fundamental para que Clinton saliera políticamente ileso de tal escándalo. 

Para destituir a un presidente en Estados Unidos se necesitan dos tercios de los miembros, es decir, 12 senadores de su partido debían ponérsele en contra. Ninguno lo hizo.

Sin embargo, Clinton no se salvó de pagar una multa de 90 mil dólares por falso testimonio y la demanda de Jones también fue resuelta con dinero.

Mónica Lewinsky, en tanto, comenzó a dar charlas motivacionales a mujeres víctimas de acoso sexual en donde reveló en varias ocasiones haberse sentido la mujer más humillada del mundo.

El 12 de febrero de 1999 el senado de Estados Unidos absolvió a Bill Clinton de las acusaciones de perjurio y obstrucción a la Justicia por el caso Lewinsky.

La historia también es noticia. Radio Perfil.

Locución de Pita Fortín y guion de Javier Pasaragua

por Radio Perfil FM 101.9

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario