jueves 21 de octubre de 2021
Perfil

Debate tras las elecciones alemanas: Europa y el mundo sin Angela Merkel

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 06 de October 15:47

El 29 de septiembre, la embajada de ese país en Argentina organizó un debate sobre el escenario poselectoral con representantes de fundaciones ligadas a los cinco partidos más importantes, moderado por Jorge Fontevecchia. Svenja Blanke, de la Fundación Friedrich Ebert (cercana al Partido Socialdemócrata); Gitte Cullmann, de Fundación Heinrich Böll (cercana al Partido Verde); Klaus Binder, de Fundación Hanns Seidel (cercana al Partido Cristiano-Social de Baviera); Olaf Jacob, de la Fundación Konrad Adenauer (cercana al Partido Demócrata Cristiano), y Lars-André-Richter, de la Fundación Friedrich Naumann (cercana al Partido Liberal), describieron las causas y consecuencias del resultado, tanto a nivel local como en el plano internacional.

Realizaremos un debate sobre las históricas elecciones en Alemania, después de 16 años de Angela Merkel como jefa de Estado. Participarán de la conversación las cinco principales fundaciones con cercanía a alguno de los partidos políticos más importantes en estas elecciones. Tenemos la Fundación Friedrich Ebert, cercana al Partido Socialdemócrata, representada por Svenja Blanke, de manera remota. Luego, la Fundación Friedrich Naumann, representada por Lars-André-Richter, cercana al Partido Liberal. Además, la Fundación Hanns Seidel, cercana al Partido Cristiano-Social de la CSU, en Baviera, con Klaus Binder. Nos acompaña la Fundación Heinrich Böll, también de manera remota, con Gitte Cullmann, que está en este momento en Berlín, que es cercana al Partido Verde. Y tenemos la Fundación Konrad Adenauer, con el señor Olaf Jacob aquí presente, que es cercano al Partido Demócrata Cristiano, el CDU. Comenzaremos con la primera de las cuatro preguntas, probablemente la más abarcativa, preguntándole a cada uno por el resultado de las elecciones, las posibles coaliciones que se establecerán: ¿cuál es su reacción sobre el voto de los alemanes?

BINDER: Los conservadores perdimos estas elecciones claramente. Y esto merece una corta explicación. La Unión Social Cristiana existe en Baviera y en el resto de Alemania la Unión Demócrata Cristiana. Es un hecho a tener en cuenta. Cabe felicitar al Partido Socialdemócrata, el gran ganador de las elecciones, y a Olaf Scholz, el candidato principal de este partido. Hay tres posibilidades para formar coaliciones. La primera sería entre el Partido Socialdemócrata, los verdes y el Partido Liberal. La segunda opción, la unión de los conservadores con el Partido Socialdemócrata y los verdes. Y la tercera opción, hacer una gran coalición, como teníamos en este momento, entre el Partido Socialdemócrata y la Unión, los conservadores. Pero el voto de los alemanes es claro. Querrían una coalición del Partido Socialdemócrata con los verdes y el Partido Liberal. Sobre las causas de por qué perdimos las elecciones, el eje está en la protección del medioambiente y la lucha contra el cambio climático. Los conservadores nos dedicamos también a este tema. Pero no logramos que el electorado nos creyera. Es nuestro problema. Y esa cosa tiene que ver también con el candidato principal de la Unión, con el señor Armin Laschet, porque es en este momento el primer ministro, el presidente del Estado Renania del Norte-Westfalia. Es la cuna de la industria, por eso la posición de muchos de los votantes. El medioambiente es el gran problema. Tampoco muchos votantes estuvieron conformes con la política de los conservadores en el contexto de la pandemia. Tomamos muchas medidas muy estrictas y mucha gente estuvo en contra. 

JACOB: También, de mi parte, felicitaciones al Partido Socialdemócrata, que hizo una gran campaña. Comparto el análisis de Klaus Binder. La próxima coalición de Alemania será una coalición de semáforo. Es decir, de los liberales con los socialdemócratas y los verdes. Es ya una coalición que tiene mucho éxito en un estado federado que es Renania-Palatinado. No le hará tanto mal la democracia cristiana el formar parte de la oposición después de 16 años de haber gobernado, creo que no le hace tanto mal. La coalición que se podría formar corre el riesgo de ser un poco inestable. Son muy diferentes las posiciones de los verdes y los liberales. Le costará mucho trabajo a la socialdemocracia mantener esa coalición. Es la primera vez que a nivel nacional se plantea una coalición de tres partidos. Es una novedad y generará un esfuerzo muy grande por parte de la socialdemocracia. Si hablamos de las razones por las que la democracia cristiana tuvo el peor resultado de su historia, tiene que ver con el perfil de Armin Laschet. Es una persona bastante innovadora, con puntos de vista avanzados y de vanguardia para el bloque de la democracia cristiana. Le faltó crear un perfil definido. Olaf Scholz tuvo una campaña muy inteligente. Siempre se presentó como un experto. Fue el ministro de Finanzas del gobierno anterior. Por ende, es una de las personas más cercanas a la canciller Angela Merkel. Muchos votantes vieron en él una especie de continuidad en el camino de la coalición precedente, pero con otro color político. El votante alemán optó por mantener más o menos la línea, pero con otros partidos políticos. Al candidato Laschet le faltó un poco generar un perfil propio.

RICHTER: También felicito a los partidos que ganaron las elecciones. Los liberales forman parte del grupo que ganó el domingo. Su resultado es muy positivo. Son 11,5%, un poquito más que antes. Por segunda vez superan las dos cifras. Y se venció a la ultraderecha. Eso es un resultado muy positivo también, porque antes Alternativa para Alemania, tal es su nombre, lamentablemente fue el partido más importante de la oposición. Ya no estamos en esa situación. Ahora se abre un desafío, no un problema. El desafío es formar gobierno las semanas y los meses que vienen. No es un secreto que hay muchos paralelismos entre la Unión, los conservadores y los liberales, respecto a los temas más importantes. El covid-19 es un tema muy grande. Pero las cuestiones más importantes fueron las sociales, la economía, los impuestos, poder alquilar una casa, salarios, mercado laboral. Veo muchas diferencias entre el programa de los liberales y los programas de los verdes y los socialdemócratas. Ese es precisamente el desafío. Necesitamos un gobierno y pasar el desafío puede ser algo muy productivo. En la semana se reunieron representantes de los verdes y del Partido Liberal para establecer puntos y narrativas comunes. Se necesitan proyectos para cuatro años. La narrativa puede ser “somos una alianza de futuro”. Hay que negociar en primer lugar con los socialdemócratas, pero también es una oportunidad de negociar con la Unión.

BLANKE: en nombre del Partido Socialdemócrata, quiero agradecer las felicitaciones precedentes. Fue el final de la era Merkel. No es poca cosa después de 16 años. Se votó en gran parte por el rumbo que Alemania debe y va a tomar, y también por Alemania dentro de Europa. Son elecciones sobre cómo se construye un futuro. Muchos alemanes sienten que este es un momento de cambio y transformación. El voto reflejó diferentes sentimientos y opiniones. Algunos quieren construir la transformación. Algunos piden más protección del Estado. Otros sienten miedo ante lo que vendrá. Y otros subrayan las reformas necesarias en infraestructura. El Partido Socialdemócrata ganó por una leve ventaja cuando hace apenas cuatro meses las encuestas le daban 14% o 15%. En un período muy corto, el candidato Olaf Scholz llevó el número a 25,7%. Pero también ganaron votos los verdes y los liberales, lo que señala que el sistema de dos partidos grandes tradicionales se acabó. Tendremos siete partidos y no expresiones pequeñas y dos grandes en el Parlamento. Se observa una nueva volatilidad del voto en Alemania y la diversidad de la sociedad. La fragmentación del sistema partidario muestra los diferentes estilos de vida y opiniones. Hay más partidos para formar gobierno. Será difícil, hay que buscar consensos para formar gobiernos de coalición.

CULLMANN: Me sumo a la felicitación a los socialdemócratas. Los ganadores son los socialdemócratas, los verdes y el Partido Demócrata Libre. Los verdes aumentaron 5,8%, el mayor aumento comparado con 2017. Quizá no tuvieron la elección que se esperaba, pero tienen una representación parlamentaria muy importante. Desde el punto de vista matemático y político es posible una coalición de tres. Es poco probable la gran coalición como tuvimos en los últimos años. La alianza de los verdes con los liberales y los socialdemócratas es la más probable. Ante la pregunta de las causas, yo empiezo ahora con lo malo y termino con lo bueno en este punto. Creo que un gran problema de la campaña electoral fue que todos los partidos le prestaron demasiada atención a la política interior. Los partidos alemanes tenían como estrategia no poner en primer plano la necesidad de un cambio fundamental. Se dice que con una política transformadora no se puede ganar muchos votos en tiempos de crisis, de pandemia, de cambio climático. Y en general se consolida la tendencia hacia un sistema de partidos sin un solo dominador. Hay una gran diferencia entre los jóvenes y los mayores. Por ejemplo, los verdes recibieron la mayor parte de sus votos de personas de menos de 30 años, mientras que los mayores de 60 años prefieren los partidos tradicionales. Eso muestra que hay una generación con una mirada distinta, que pone el eje en el rol de la crisis climática, la transformación justa y las cuestiones de género, por ejemplo, y también la digitalización. El grupo de los verdes tiene una media de edad de 42 años, con muchas mujeres. De los 118 parlamentarios, 68 son mujeres. 

Escuchá el especial completo en Radio Perfil FM 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario