viernes 24 de junio de 2022
Perfil

Cristina vs. Macri: el novelón erótico donde engendraron a Milei

PODCASTS | Por Edi Zunino | 19 de January 13:07

Supongo que, si las novelas turcas tienen éxito, será porque -además de ser baratas- nos gustan. Y si nos gustan, será porque, aunque sea en algo, nos representan. Ahora mismo, Telefe mantiene con buen suceso en el aire de la tarde una especie de versión medio bizarra de “Romeo y Julieta” en la que mandan los resentimientos, las venganzas y los amores imposibles. La trama es una sucesión infinita de gritos, insultos y las peores amenazas, originados, allá lejos y hace tiempo, en todavía no se sabe bien qué desencuentros entre la actual matriarca de una de las familias en cuestión y el patriarca de la otra. Por la intensidad obsesiva de esos odios, aquellos personajes podrían ser tranquilamente Cristina Kirchner y Mauricio Macri, aunque tranquilamente es un decir y el viejo de la serie se parece más bien al tío de Isidoro Cañones. Y no me vengan con que mezclo papas con bananas, porque ayer, mientras los turcos de la tele estaban a punto de literalmente prenderse fuego, Cristina acusaba a Macri de haber sido peor que una pandemia que ya mató a casi 120 mil argentinos. Pero, sí: quiero decir que la Argentina se volvió más predecible y pueril que un bodrio de la tarde. Y todo porque sus principales protagonistas apuestan más que nada por el rating más fácil posible, el que les otorga el sólo llevarse la contra.

Ahora, los guionistas de la escena nacional encontraron al heredero ideal de los veteranos peleados a muerte: Javier Milei es el engendro del desbalance que no lograron ninguno de los dos y viene dispuesto a superarlos a los dos al mismo tiempo, apropiándose de la idea de que la bipolaridad como mal pretendidamente incurable es apenas un síntoma del sistema impuesto por una casta dominante. Claro que el supuesto “anti-sistema” de Milei es tan falso como Cristina o Macri en el rol de salvadores de la Patria o la República.
Milei, en realidad, pareciera ser la expresión más extrema del anti-kirchnerismo y, a la vez, del fracaso de Juntos por el Cambio para borrar a los K del mapa. Porque ya viste que volvieron… Tiene Milei, para eso, lo que no tienen el PRO ni la UCR: una visión descuajeringada, sin prejuicios y ultra mediática de lo que llamamos “popular”, que hasta le permitió hacer feliz al condescendiente kirchnerista que se ganó su primera dieta de diputado rifada en Mar del Plata. Algo importante: carece de pasado.

Sin embargo, habrá que ver cómo sigue la cosa, porque desde su propio sector “libertario” lo acusaron de “populista” por regalar plata y de generar confusión sobre cuál es su modo de subsistencia o cuánto tiempo les dedicará a las funciones institucionales para las que fue elegido si tiene que ganarse la vida de otra manera. Esta misma semana debió faltar a una conferencia en Miami porque se pescó el Covid-19 y, al no poder estar de modo físico, decidió dar la charla por Zoom y no cobrar sus honorarios. Insisto: ¿de qué vive Milei?

Lo cierto es que esta especie de hijo putativo y rebelde de Cristina y Mauricio avanza en su popularidad a base de las puteadas lisas y llanas que apasionan en las redes sociales y, en gran medida, también, gracias a que buena parte del periodismo padece una frivolidad tan genética que es capaz de aplaudir cualquier cosa que suene políticamente incorrecta. O, por qué no decirlo, antiperonista.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario