jueves 3 de diciembre de 2020
Perfil

Carlos Melconian: "Déjense de joder y anclen con el Fondo"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 17 de November 16:58

Candidato a ser ministro de Menem, Macri e incluso de Alberto Fernández, el economista que habla más claro hace un análisis desde la convertibilidad hasta hoy y señala que, pese a la incorrección política y lo antipático de algunas cuestiones, tomar un sendero de crecimiento debe ser el fruto de acuerdos de toda la sociedad. No hacerlo es dejar que llegue un huracán que produzca correcciones a la fuerza, o un "san Remes" que haga el trabajo sucio. 

Comencemos por una suerte de réquiem de la convertibilidad. En 2002 recibiste la oferta de ser ministro de Economía de Eduardo Duhalde y no aceptaste. Pero sí habrías aceptado la de Carlos Menem si hubiese ganado las elecciones del año siguiente, 2003.
A Eduardo Duhalde lo fui a ver el 24 de abril, el día de los armenios, que se toma también en cuenta en Argentina. El día de la matanza y del genocidio de los pueblos. Llegué de la mano de un conjunto de gobernadores que habían hecho una propuesta alternativa. Le llevamos un programa. No es que le dije que no. Interpretaba que se completaría el circuito electoral en forma completa.

Que no se terminaría yendo, como finalmente fue. 
En aquel momento, el presidente pidió algo muy de transición. No quiero decir con esto que Roberto Lavagna presentó una hipótesis de transición, pero él venía de Bélgica en ese momento. Se optó por el camino de Roberto Lavagna, que era esa hipótesis, que luego continuó con Néstor Kirchner. 

¿Cómo era ese plan que también sería el que se hubiese aplicado en caso de haber ganado Carlos Menem?
Fue producido con menos tiempo que el que le preparamos con Rodolfo Santangelo y el equipo a Carlos Menem. Trabajé muy en silencio con Menem porque había gente. Estaba Pablo Rojo, el propio Rogelio Frigerio. Había algo así como celestes y rojos punzó todavía y estaba el equipo que lideraba Alberto Kohan y el que lideraba Eduardo Bauzá. Le comenté a Menem que lo ayudaba sin entrar en la politización. Aceptó. Me dijo que avanzara y que hablara con él. Bajo esas circunstancias durante varios meses preparamos un conjunto de temas que eran más profundos. Cuando empezó a ejecutarse en términos de un programa, ya estaba más claro el efecto san Remes. En abril de 2002 había que sustituir lo que luego fue san Remes. No estaba tan claro. Fue el peor mes de inflación de 2002. Después fue nada más que un poco más del 40% después de una devaluación del 300%. Pero san Remes había hecho un trabajo espectacular. Era un programa que tiene por delante dificultades, en Argentina siempre hay dificultades para un ministro de Economía. Pero es muy bueno entrar después de san Remes. Porque el grueso de las cosas que había que hacer y que parten de la decisión política de ir a cortes nominales para lograr un equilibrio entre lo que te entra y sale, lo que eventualmente recaudás, ya había sucedido. 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario