sábado 18 de septiembre de 2021
Perfil

Mariano Recalde: "Todavía no tenemos candidato para 2023"

POLITICA | Por Jorge Fontevecchia | 04 de April 17:55

Critica al gobierno de CABA con intensidad, especialmente en temas vinculados a la pobreza extrema y a la cuestión de género. Sin embargo, cree que aún antes de las próximas elecciones puede haber consensos a nivel parlamentario sobre justicia que empiecen a cerrar la grieta. Explica el valor real y simbólico de la unidad en su partido. Afirma su identidad peronista en una ciudad históricamente más propensa a las ideas liberales y socialdemócratas.

—¿Por qué el peronismo no gana en la Ciudad de Buenos Aires?

—Es cierto que normalmente no gana, aunque lo hizo en alguna oportunidad.

—En 1993, por ejemplo.

—También lo hizo en 2011, en la elección presidencial. La fuerza que más votos sacó en esa categoría fue el Frente para la Victoria, cuyo partido principal era el Partido Justicialista. Se puede ganar. Inciden muchos factores para que le haya ido mal. Tiene que ver con la composición social de la Ciudad de Buenos Aires, con la concentración mediática y el poder que tienen los grandes medios de comunicación en la Ciudad, como en otros centros urbanos grandes. En general no siguen la línea del peronismo, sino todo lo contrario. También se debe a una cuota de errores o problemas de nuestra propia fuerza que iremos resolviendo.

—En octubre de 1993 ganó Antonio Erman González. Fue una elección para autoridades de la Ciudad. Los resultados fueron los siguientes: el PJ sacó 32,59% para diputados y la Unión Cívica Radical, 29,99%. Los diputados electos del peronismo fueron Patricia Bullrich, Roberto Digón, Antonio Erman González, que no asumió porque después fue intendente, Ana Raquel Kessler y Miguel Ángel Toma. En su gran mayoría hoy están en la oposición. ¿Cómo se explica ese fenómeno?

—Es muy coherente. Fue una de las primeras elecciones en que me tocó votar y no lo hice por esa lista. Era la expresión del menemismo, del peronismo en su versión menemista. Muchos peronistas no la votamos, yo entre ellos.

—Pero ganó.

—Sí, pero era el menemismo. Por eso me refería a 2011. Ganó una boleta que voté.

—Pero fue una elección presidencial. La paradoja es que cuando el peronismo ganó representaba ideas diferentes. También fue un justicialismo más caudillesco, del interior, más conservador popular, que se adecúa a otro electorado.

—Tiene que ver con otras cosas. Está instalándose esta idea de que hay gobernadores que, porque son reelegidos o tienen mucho apoyo popular, se vuelven caudillescos o feudales. Horacio Rodríguez Larreta está hace 14 años. Cumplirá 16 años de gobierno cuando termine el próximo mandato. No sigue porque la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires no lo permite. Pero a nadie se le ocurriría decir que es un señor feudal.

—¿Decís que cuando Mauricio Macri era jefe de Gobierno el que gobernaba era Larreta?

—Lo decís vos, pero lo piensa mucha gente.

Escuchá el reportaje completo en Radio Perfil. 

 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario