miércoles 23 de junio de 2021
Perfil

Horacio Verbitsky vs. Fernán Quirós: la “sana” disputa que faltaba

POLITICA | Por Edi Zunino | 11 de August 12:19

Con casi 150 días de cuarentena encima, los ministros de Salud de la Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires no podían quedar fuera de la polémica. Mejor dicho: polémicas iba a haber y más que no poder, no tenían por qué quedar afuera de ellas.

Ginés González García, Fernan Quirós y Daniel Gollán son médicos de buena reputación, pero, ante todo, al menos por sus funciones actuales, son políticos. Y los tres están expuestos todo el tiempo ante una opinión pública permanentemente ametrallada con munición gruesa de uno u otro lado de la grieta.

De los tres, el que más venía zafando de los palos desde el “otro bando” era Quiros (a Ginés y a Gollán, los macristas vienen dándoles para que tengan desde hace rato). La primera dura crítica para el ministro porteño vino en boca del periodista Horacio Verbitsky, que, por el testimonio de un médico llamado Juan Carlos Tealdi, salió a decir que la Gestión Larreta “miente” en los números de infectados y camas de terapia ocupadas en los hospitales porteños, sobre todo cuatro de ellos: el Durán, el Pena, el Ramos Mejía y el Santojani, que ya estarían colapsados.

El citado Doctor Tealdi dirige el Programa de Bioética y preside el Comité de Ética del Hospital de Clínicas, dependiente de la Universidad de Buenos Aires, tiene prestigio académico incluso fuera del país, es un defensor de los derechos humanos y licenciado en Filosofía de la Ciencia por la Universidad de Salamanca. A diferencia de Quirós, quien afirma que las cifras que maneja son “indiscutibles” porque surgen del relevamiento cotidiano, Tealdi asegura -vía Verbitsky- que sí lo son. Y que, además de camas en terapia intensiva, faltan médicos, porque se están infectando y los que quedan atendiendo ya se están viendo forzados a duplicar la atención habitual de camas: pasaron de 6 a 12 cada uno, según Tealdi-Verbitsky.

Desde el ministerio de Salud porteño callan, pero no otorgan. O sea, dicen por lo bajo: “No suma nada darles visibilidad a planteos que son absolutamente sesgados que, además, asustan y dañan a la gente. No está bien lo que hacen. Mezclarse con gente que hace cosas de este tipo, te chupa la energía, te distrae de lo que debés hacer. Es erróneo lo que dicen. Aparte: ¿para qué mentir en algo tan fácil de medir? ¿Para perder en un día la credibilidad que ganamos en cinco meses?”.

En cuanto al número de camas, señalan que los hospitales de la Ciudad no son 4, sino 35. Y que cuando se rebalsa uno, se deriva a los otros en un sistema de círculos concéntricos de relevo. Sí reconocen la “fatiga” del personal de salud, pero no ven nada que no se haya visto en todas partes del mundo, aunque acá todavía con márgenes de maniobra dentro de lo soportable. 

En su nota, Horacio Verbitsky también se refirió a la situación en Jujuy, donde gobierna el radical Gerardo Morales. "Es una situación trágica la que está ocurriendo. En Jujuy están reclamando apoyo de médicos cubanos, porque están absolutamente desbordados".

Hace un rato, el ministro Ginés González García, se refirió al crítico cuadro jujeño. Y, más que a Morales, culpó a su antecesor en Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein. “Por hacerle caso a Rubinstein, sus correligionarios tomaron medidas de apertura masiva, como en Jujuy. Y ahora están desesperados. Ya bastante daño habían hecho antes, para que sigan haciéndolo ahora”, lanzó Ginés.

Es la grieta que faltaba. No importa quién tenga razón: en la pelea, cada cual le hará caso al que más le gusta. O al que menos le disgusta. Por experiencia, no suena saludable.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario