sábado 18 de septiembre de 2021
Perfil

Bullrich & Bullrich, más allá del bien y del mal

POLITICA | Por Edi Zunino | 31 de May 11:49

A Esteban y Patricia Bullrich los une algo superior al macrismo. Cuando los Macri aún eran unos tanos masca-fierro que debían pagar derecho de piso para ingresar a la high society porteña -entre otras cosas, mandando a los chicos a colegios caros o dejándolos que jugaran al playboy-, ellos ya tenían sangre patricia en las venas, donde los Bullrich se les mezclan con los Pueyrredón, los Alvear, los Pacheco, los Zorraquín… y paro porque se nos va el día.

Cierto que el origen común y el mismo destino partidario no los iguala en todo. Esteban es un cincuentón moderado, bastante sensiblero en sus dos metros de estatura y típico fruto de los 90, tan desideologizados y mercadocráticos que fueron. A Patricia le falta un lustro para los setenta y en los 70 se formó, con licencia esnobista para ser montonera y un gran entrenamiento en el uso de la vehemencia, la dureza y la acción, hoy más bien en versión marketinera. De la acción, hablo.

Los dos son símbolos vivientes del anti-kirchnerismo. Él, sin demasiados pergaminos pero como cabeza de lista en 2017, demostró que se le podía ganar a Cristina Kirchner por cuatro puntos en territorio bonaerense. Casi que fue el colmo de CFK. Por su lado, “La Pato” es todo lo anti K que se nos pueda ocurrir. Esteban Bullrich es defensivo. Patricia Bullrich juega a la ofensiva.

Tanto, que acaban de denunciarla en Tribunales por agitar sin ninguna prueba que el contrato por las vacunas de Pfizer se enredó porque el Gobierno pretendía una cometa. Quiso salvar las papas pidiéndole al presidente Alberto Fernández que la reciba para explicarle la supuesta trama. 

Mientras ese encuentro era negado con un “gracias, nos vemos en la Justicia”, Esteban Bullrich revelaba que estuvo charlando con Cristina Kirchner y que se emocionó con esa llamada de la vicepresidenta, en la que hablaron de “la Fe, de lo importante que es la Fe para crecer en todo momento”. Lo hizo en una entrevista con los colegas María O’Donnell y Ernesto Tenembaum, en la cual le preguntaron por la enfermedad que está transitando con tremenda entereza, que se llama Esclerosis Lateral Amiotrófica y le afecta la fluidez del habla. Fragmentos de la entrevista se hicieron virales el fin de semana, incluso con los emotivos mensajes que, a tono con La Jefa, postearon decenas de kirchneristas shockeados por el estado que exhibe el senador.

Mientras eso sucedía en las redes sociales, el canal C5N salió anoche difundir por las mismas plataformas que había decidido apartar de la pantalla al periodista ultra militante Tomás Méndez por organizar un “escrache” frente al domicilio de la otra Bullrich que protagoniza esta columna. Patricia, claro.

Cuestión que Bullrich & Bullrich quedaron, más allá del bien y del mal, abrazados por la sensibilidad kirchnerista.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario