sábado 5 de diciembre de 2020
Perfil

Bolsonaro-Scioli: la grieta es el colorido carnaval de la diplomacia

POLITICA | Por Edi Zunino | 29 de September 12:25

Los Bolsonaro, tanto el presidente Jair como su hijo Eduardo, suelen exhibir cierta obsesión twittera con la Argentina, su pretendida “venezuelización”, el supuesto sesgo izquierdista de Alberto Fernández y el deseado fracaso de la estrategia sanitaria contra el coronavirus. Claro que cuando cualquiera de los dos, el padre o el hijo, se expide sobre nuestro país en Facebook o en la red social del pajarito, no lo hace para hablar con nosotros y ni siquiera con el kirchnerismo o el peronismo o el gobierno. Son declaraciones, por un lado, para uso político doméstico en Brasil: la rivalidad con la Argentina va más allá de lo estrictamente futbolero. Y, por el otro, son artilugios de venta de la Marca Brasil ante los mercados internacionales: se exponen por la negativa como capitalistas en serio, por más discutible que sea esa idea.

Podría suponerse que, al mandarlo de embajador a Brasilia, el presidente Fernández le regaló un salvavidas de plomo a Daniel Scioli. O un traje de bombero. A lo sumo, un exilio plácido… No sé: o que lo mandó a sambar con la más fea. Pero parece que el exgobernador, exvicepresidente y exmotonauta no se lo tomó de ninguna de esas maneras, si bien, ante el último domingo 7 del mandatario vecino, Scioli debió presentar una carta formal de “sorpresa”, que le bajó el tono a la queja diplomática casi al punto de lo risueño. Tal vez el desafío más grande del embajador argentino sea demostrarle a Bolsonaro que, en el fondo, ni siquiera Cristina ni Máximo Kirchner tienen nada que ver con Nicolás Maduro, o al menos con el estado de putrefacción al que llegó chavismo. Pero no podía dejarse pasar el nuevo exabrupto, justo cuando se inician conversaciones definitivas con el FMI.

Mientras mandaba esa nota de “sorpresa” a Itamaraty, apenas 40 días después de presentar sus cartas credenciales, Scioli distribuía para este lado del mapa los últimos números de la balanza comercial del INDEC. Leo el parte:

“Brasil recuperó en agosto su rol de principal socio comercial de la Argentina, por encima de China. Nuestro país y el vecino tuvieron una corriente comercial de 1.423 millones de dólares, mientras el comercio con China fue de 1.342 millones. (…) Así, la corriente comercial con Brasil representa un 16% del total del intercambio comercial argentino en lo que va del año”.

Los escasos días en sus funciones no le alcanzan a Scioli para adjudicarse el mérito de esas cifras que, dicho sea de paso, tampoco son para tirar manteca al techo. De todos modos, se entusiasma:

-Vamos a potenciar mucho más la relación, eso es lo importante. Y no es casualidad.

Y bueno: que siga, siga, siga el baile al compás del tamboril en el colorido carnaval de la diplomacia.

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario