jueves 21 de octubre de 2021
Perfil

“Veo demasiados periodistas enriquecidos y me hace un ruido terrible”

PODCASTS | Por Edi Zunino | 23 de September 12:35

Hacer un producto periodístico nuevo implica un desafío doble: primero porque hay que hacerlo y, después, porque se han hecho tantos ya. Si encima no sos una estrella de la tele y elegís el domingo a las 10 de la mañana para ese programa periodístico, el desafío pasa a tener colores y olores de misión. De búsqueda de alguna especie de milagro. Además de estar hablando de una humildad a prueba de balas. Pues bien: yo creo que Reynaldo Sietecase, con un poco de viento a favor, puede estar inventándole un nuevo horario al periodismo de calidad en la tele. Y que a eso puede ayudarlo, primero, el animarse; y después venir pegado, antes, a “La peña de Morfi”, el exitazo de Gerardo Rozín, que aparte de ser uno de sus grandes amigos también es rosarino y ya se sabe que los rosarinos son una especie de runfla de exiliados que se la saben rebuscar y siempre se andan dando una mano entre sí para eso. Digamos que Rozín le dio categoría de prime time a la mañana del domingo en Telefe. Y ahí está Sietecase desde el domingo pasado, sin ego exagerado pero con la autoestima intacta, para hacer nada más que ocho entregas de “Siglo 21 a todo ritmo”, que en algo más van a derivar si ese “a todo ritmo” se sostiene. Porque está bueno. 

No son buenos tiempos para el periodismo, en verdad. La credibilidad periodística está en crisis, como tantas credibilidades, porque hay muchos interesados en que nada sea cierto, incluidos muchos profesionales de los medios que se dejaron atrapar por la lógica del blanco y negro en la era de la mayor diversidad de colores y sonidos que se haya podido conocer. Y de qué vamos a hablar dos periodistas que nos respetamos mutuamente por el intento cotidiano de seguirlo siendo. Sietecase dice que somos parte de una “inmensa minoría” y nos reímos porque lo somos y porque así se llama, no de casualidad, su programa de radio. Escuchen a Reynaldo:  
“Yo tengo una visión crítica, como vos ya sabés, de cómo estamos haciendo periodismo en la Argentina. Me parece que hace ya años estamos metidos en una dinámica donde vale más la opinión que la información. Centralmente eso, hay mucho ego… Me parece que el ego es el enemigo principal que tiene cualquier persona y en un periodista es más notable. Cuando vos sos más importante que la información, es muy difícil que empatices con algo”.

Claro que nada de eso desmerece que cada punto de vista debe ser tenido en cuenta, porque así la visión se agranda, se eleva y se profundiza. Pero el tema es si se habla de lo que es o se habla de otra cosa y por qué o para qué se habla de otra cosa en vez de hablar de lo que es… Dice Sietecase:
“Sí, sí, el punto de vista es central, obviamente que hay muchas miradas, cada mirada es según quién la cuenta, desde dónde se cuenta, también, desde dónde se narra, desde qué medio se narra también a veces influye en lo que se dice… Lo que no puede ser es que se vulnere la premisa básica que tiene el periodismo, que es la relación entre lo que pasó y lo que cuento. Puede haber miradas distintas, pero no tergiversar lo que pasó, no se puede cambiar el hecho. Y uno ve todos los días transfiguraciones del hecho. Me están contando algo distinto a lo que pasó y yo veo lo que pasó de una manera y me lo contás de otra y se hace una especie de construcción en base a eso”.

Estamos hablando de estas cosas justo cuando hay un revuelo bárbaro porque un emponchado intendente conurbano anda diciendo que “un día el pueblo se va a levantar contra los medios” y no van a faltar los que digan que los que hacemos periodismo como un bien sin mirar a quién, en realidad le hacemos el juego a las bestias. Como si estuviéramos sometidos a una sola clase de bestialidades. Y claro que una cosa nunca quita la otra: 
“Yo lo que trato de decir fundamentalmente es que esta es una profesión hermosa, difícil, complicada, que no debería conducirte ni a la fama ni a que te enriquezcas, ¿no? Sí merecés que te lleve a vivir bien, como cualquier profesión, que si la ejercés bien y te va bien, te permite vivir bien. Ahora…, ¡qué sé yo! Yo veo demasiados colegas que se enriquecieron y eso me hace un ruido terrible, pero, bueno, no me quiero meter en la cuestión de la honestidad y la deshonestidad. Quiero quedarme con la idea de hacer el trabajo bien y para hecerlo bien, hay que hacerlo en forma rigurosa, tratando de darle la dimensión adecuada a las noticias, que estén todas las voces, que chequees la información, que vos seas la polea que permite hacer buen periodismo, que… ¡cuidado! Ahí se mete la ideología: para mí, hacer bien nuestro laburo lleva a una sociedad más justa. Un mejor periodismo, para mí, lleva a este objetivo final con el que yo coincido, de que la sociedad tiene que ser más justa que ésta”.  

Mejorar el periodismo para que mejore tu país quiere decir: más información de buena calidad para tomar más decisiones de buena calidad. Gracias, Reynaldo.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario