martes 22 de septiembre de 2020
Perfil

Thomas Friedman: "En una pandemia la naturaleza compensa al que se adapta mejor"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 03 de August 10:36

El intelectual tecnooptimista y columnista más leído de The New York Times dice que los próximos tres años serán los de una fenomenal “destrucción creativa”: trabajos y empleos desaparecerán mientras nacerán otros nuevos. Una era del corazón, de la pasión por aprender. Esa mirada expectante sobre el futuro no deja de reconocer la dificultad de un presente hiperpolarizado y enfermo. No solo se trata de conseguir una vacuna: se trata de reiniciar todo. Quizás él mismo pueda ser parte de ese cambio en un gobierno de Joe Biden. 

—¿En “Harvard Business Review” usted dijo en relación con el coronavirus que cuando se está en lucha contra la naturaleza no sobrevive el más fuerte, ni el más inteligente, sino el que se adapta mejor: la ley de la selección natural. ¿Donald Trump piensa que sobrevivirá el más fuerte? —Uno de los problemas que tuvimos desde el principio es que para entender cómo resistir una pandemia hay que tener en cuenta cómo funcionan los sistemas del mundo natural. Estamos frente a un momento inusual. El domingo de Pascua la radio pública nacional hizo un resumen de los sermones de los pastores de todos los Estados Unidos (N. de la R.: fue el 12 de abril). Mi favorito fue el pastor Michael Curry de la Catedral Nacional, que terminó su sermón cantando un tema musical que decía “tiene el mundo entero en sus manos”. Si se cambia de género, si ponemos un “ella” donde el pastor usa un “Él”, se comprende por dónde empezar cuando se piensa una pandemia. La Madre Naturaleza tiene el mundo entero en sus manos por primera vez. Es algo que sucede en todas partes al mismo tiempo. Por primera vez desde 1918. Todos se enfrentan al mismo desafío, un desafío que, usando una metáfora del béisbol, podríamos definir como el desafío de la “bola rápida” de la Madre Naturaleza: nos lanza continuamente estas bolas rápidas, estos retos para saber quién es el más apto, quién llevará su ADN a la próxima generación. ¿Qué plantas, animales y grupos humanos? En esa dinámica no recompensa al más fuerte, ni al más inteligente. Lo hace con quienes se adaptan. Y recompensa tres estrategias de adaptación. La naturaleza formula tres preguntas en ese proceso, no importa si usted está en los Estados Unidos o en Argentina. La primera de ellas es: “¿Sos humilde? ¿Respetás a mi virus? Porque si no lo hacés, te lastimará; a ti o a alguien que amás”. El segundo interrogante es: “¿Estás coordinado en tu respuesta? Porque desarrollé el virus durante milenios para encontrar cualquier grieta en tu sistema inmunológico, individual o colectivo”. La última de las pregunta es: “¿Construiste tu estrategia de adaptación en la química, la biología y la física? Porque eso es lo que soy. Si construiste tu estrategia de adaptación en base a la política, la ideología y el calendario electoral, te lastimaré a ti o a alguien que amás”. El problema que tuvimos hasta ahora aquí en los Estados Unidos (no sé en detalle qué sucede en Argentina) es que Donald Trump no tiene ninguna afinidad con los sistemas naturales. Es un tipo de los mercados. Solo conoce la codicia de su padre. Y la única experiencia que Trump tuvo con los sistemas naturales es la construcción de campos de golf. Creo que hizo alguna que otra cascada. Pensó que podía domar a la naturaleza, pero es algo indomable. Mientras Trump miraba los mercados, la Madre Naturaleza extendía el Covid-19 silenciosa, invisible, inexorable y despiadadamente en nuestra sociedad. 

Mirá la entrevista completa de Jorge Fontevecchia a Thomas Friedman. 

por Jorge Fontevecchia

)

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario