jueves 5 de agosto de 2021
Perfil

Martín Tetaz, en la grieta de Máximo Kirchner y Martín Guzmán

PODCASTS | Por Edi Zunino | 20 de July 12:01

Martín Tetaz es una de las fichas más vistosas de un efecto dominó que, hace ya más de dos semanas, desencadenó el lanzamiento del neurólogo Facundo Manes en la interna de Juntos por el Cambio. En este capítulo protagonizado por outsiders de la política, el economista mediático apareció de pronto como el “radical menos pensado” para jugar en la Capital Federal, como parte de esta especie de renacimiento que está queriendo protagonizar la UCR, un partido que hace rato no le movía un pelo a nadie con nada y cuyos miembros, para colmo de males, sintieron el ninguneo constante de sus socios durante casi toda la gestión de Mauricio Macri.

De todas maneras, no todo es lo que parece. La candidatura de Tetaz ya tiene enemigos dentro del propio radicalismo. Referenciado con el mismo Manes, el también médico y miembro del gabinete macrista, Rodolfo Rubinstein, acaba de salir a cuestionar los pergaminos yrigoyenistas del columnista de Jorge Lanata y a reconocer que “durante el gobierno anterior, la Salud no fue una prioridad”. Hay que percibir un detalle: Tetaz es promovido por Martín Lousteau, quien a su vez juega con el apoyo fuera de cámaras de dos pesos pesados, como el eterno Enrique “Coti” Nosiglia y el empresario del juego Daniel Angelici, que son radicales, es cierto, aunque también pilares xeneizes de Macri.
Tetaz dice que no los conoce, aunque sí acepta un vínculo con el hijo de Nosiglia. Y también se siente honrado de acompañar en la lista a María Eugenia Vidal, a quien, por lo bajo, los radicales de Rubinstein prometen “hacerle pagar el precio de su aventura” en territorio bonaerense, derrotándola en las PASO porteñas. Sea como sea, Tetaz quiere mantenerse al margen de lo que habitualmente se llama “la rosca” y gana tiempo saliendo a la cancha como si ya fuera candidato. 

Charlando con él, me llamó la atención la cantidad de veces que menciona a Máximo Kirchner sin necesidad de que se lo mencione. Le pregunté a qué se debe eso; si lo eligió como contracara de su discurso para pelear con un número 1 del oficialismo, por más que el hijo de CFK se concentre en la provincia; o si habrá por ahí algo generacional, ya que él tiene 46 años y Máximo, 44. Esto me dijo Martín Tetaz, confirmando, de algún modo, mis presunciones:  
“Es que hoy, el actor político que sintetiza el proyecto que está en juego y se va a disputar en 2023 en la Argentina y que se empieza a definir hoy -porque, como dijo Carrió “sin 2021 no hay 2023”-, es el proyecto político de La Cámpora y de Máximo Kirchner. El proyecto a enfrentar se refleja en las ideas de Máximo, no en las de Martín Guzmán. A mí me gustaría que el proyecto hubiese girado más en torno de lo que representaba Guzmán en el Gobierno, pero primero: Martín Guzmán no era político, llegó como técnico y no como político, porque hay un conjunto de ideas políticas atrás de este ministro de Economía; y por otro lado, su capacidad técnica quedó muy acotada. El episodio por despido fracasado de un subsecretario de Energía como Federico Basualdo fue clarísimo en ese punto...”.

Claro que quedarse con Guzmán antes que con un Kirchner puro es, básicamente, un juego de palabras para simbolizar que la economía y el ministro del área y, por añadidura, hasta el mismísimo Presidente de la Nación son rehenes de la Vicepresidenta y sus laderos, empezando por su propio hijo mayor. Tetaz se explayó un poco más sobre el supuesto martirologio de Martín Guzmán: 
“Si vos arrancás el año con un Presupuesto, que es la “ley de leyes”, diciendo que las tarifas van a correr al mismo ritmo que la inflación y después ni la inflación es del 29 por ciento como dijiste –que bueno, no te salió, puede ser nomás un objetivo- y las tarifas no corrieron por ese 29 y tenés una disputa con un secretario de tercera línea y no lo podés sacar y tenés que ir a negociar con el FMI porque creés que hay que cerrar ese capítulo civilizadamente por los problemas que vas a tener si no lo cerrás y te acotan y no te dejan ir a cerrarlo y entonces te vas a Rusia a ver cómo conseguís un financiamiento alternativo pero sin decir “che, miren que voy a gestionar en Rusia lo que no me dejan hacer en mi propio bloque”, me da la sensación de que está muy atado de pies y manos con lo que puede hacer”.

Poner el foco en Máximo Kirchner y la supuesta grieta oficial parece ser el hueco por donde Martín Tetaz, que asegura no haber cuestionado jamás el llamado “periodismo militante”, decidió meterse en la competencia contra quienes hasta ahora venía combatiendo más que nada desde la radio y la tele.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario