martes 30 de noviembre de 2021
Perfil

La maldición de Amado Boudou

PODCASTS | Por Edi Zunino | 23 de November 10:58

El sábado pasado, Día de la Soberanía Nacional, el kirchnerismo más duro y outsider presentó “SoberanXs”, así, con equis, para que se entienda su amplitud ante la diversidad de géneros, aunque a mí se me figuran más bien integrantes de la Generación X, o sea, los que en los 70 y los 80 eran pibites, digamos… Están ahí Amado Boudou, Gabriel Mariotto, Alicia Castro, José Sbatella, Fernanda Vallejos y varios más. En lugar de “kirchnerismo outsider” mi primer impulso fue decir “kirchnerismo marginal”, pero tengo mis serias dudas: Vallejos suele ser una voz en carne viva de Cristina Kirchner. Lo fue después de las PASO para golpear al presidente Alberto Fernández y el otro nos dijo que a CFK le gustó la marca “SoberanXs” o como se diga.

Cuestión que el principal referente de este “grupo de reflexión dentro del Frente de Todos” parece ser Boudou, que está en libertad condicional y le faltan un par de años de condena por el asunto de la fábrica de billetes y cheques Ciccone Calcográfica. Quiero decirlo de entrada: podrá hacerse el Lula el ex vice de Cristina, pero acá sus “maniobras incompatibles con la función pública” y el “cohecho pasivo” (lo cual quiere decir que lo “adornaron”) fueron refrendados por la Corte Suprema, mientras el caso del brasileño es al revés: lo que avaló el Máximo Tribunal de allá fue la demolición de las condenas al ex presidente por considerarlas producto de causas truchas. Sintetizo: no todo es lawfare en los politizados tribunales latinoamericanos.

Aun así, “SoberanXs” viene a correr por izquierda al Gobierno nacional con los pies en el plato mientras así les parezca. Queda claro que con La Cámpora tan enredada (y “aburguesada”, dicen ellos) en las cuestiones institucionales y con los movimientos sociales encolumnados con Alberto F y con los intendentes conurbanos tan entretenidos en fortalecer sus patas en el barro, el oficialismo se había quedado sin quienes salgan a reclutar desquicios en los ámbitos anti-sistema donde crecen la izquierda de bandera roja y Milei. Tiro una frase de Mariotto:
“Hasta acá, el Frente de Todos fue un baile donde podés entrar si te dejan cuatro patovicas: Cristina, el Presidente, Massa y Máximo”.

Les gustó lo de las PASO 2023 a los muchachos. Lo que no les gusta (como tampoco les gusta a La Jefa y al primogénito) es el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.
Palabra de Boudou:
“Tenemos que poner en marcha una campaña para recorrer el país para explicar qué significa el FMI y lo que significó, en cerrar comercios, fábricas, en bajar salarios…”.
Palabra de Vallejos:
“El acuerdo con el Fondo debe salir de una consulta popular”. 
Palabra de Sbatella:
"No hay que asustarse con el cuco del default con el FMI".

El nuevo sello se articula justo cuando CFK pierde juego en el Senado y los gobernadores peronistas vuelven a resquebrajarse señalando a la propia Cristina como capitana de la derrota del domingo 14. El kirchnerismo, dos años después de revivir al “campo nacional y popular”, se mira en el espejo de la minoría. Digamos que así nació y, aun así, entre Néstor y Cristina gobernaron 12 años y medio, y con un dedazo de ella volvieron al poder. Cuando a Néstor alguien le acercaba una idea que pudiera sumar, pero, a la vez, ponerlo en riesgo de quedar pegado mal en algo que no manejaba él mismo, respondía como quien otorga un derecho: “Andá y militalo”. Muchas malas lenguas recuerdan que le dijo “andá y militalo” a Boudou cuando le cayó con la idea de controlar Ciccone por cuestiones de “soberanía monetaria”. Terminó condenado y acá está de vuelta, Boudou, bastante resentido con quienes le soltaron la mano y militando todavía no se sabe muy bien qué. Tal vez el hecho maldito del país K, parafraseando a John William Cooke.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario