viernes 7 de octubre de 2022
Perfil

Henrique Meirelles: "Después de casi cuatro años de gobierno, ya existe un sentimiento anti-Bolsonaro"

PODCASTS | Por Jorge Fontevecchia | 20 de September 19:18

El economista brasileño, presidente del Banco Central de Brasil durante el gobierno de Lula y ministro de Hacienda durante el período de Michel Temer, hace su análisis sobre las próximas elecciones presidenciales luego del debate público de los candidatos, y sobre los desafíos que tendrá por delante la próxima administración, sea de Lula o de Bolsonaro, no solo por la situación económica, sino también por la parlamentaria.

Recientemente se publicó la “Carta a los brasileños”, firmada por empresarios, economistas y juristas, intelectuales y artistas. ¿Cree que la democracia corre peligro en Brasil? ¿Y qué piensa específicamente sobre esta carta?
La “Carta a los brasileños” de hecho fue una carta importante, relevante, en la medida que coloca muy claramente el pulso de la elección. La mayoría de la clase empresarial, analistas, líderes de asociaciones, de personas que tienen representación en la sociedad, diciendo claramente que la democracia es fundamental para el país. No solo para el crecimiento, el liberalismo y la realidad económica, para la creación de empleo y generación de ingresos, sino también como un valor. Incluso hice mi propia declaración, entre otras cosas, en defensa de la democracia, cité una frase de Winston Churchill que tiene varias versiones, pero una versión que me gusta porque es muy enfática y suena más directamente a lo que quiero decir, representa, en sentido estricto, en portugués, que dice que la democracia es el peor de todos los regímenes, con excepción de todos los demás. Porque los regímenes autoritarios son más programáticos, más definidos. Por lo tanto, la carta es muy importante en este sentido. El hecho de que fuera necesaria, dice, en cierto modo, que hay personas relevantes, actores políticos que defienden eso, e incluso había un grupo de empresarios que discutían en un intercambio de mensajes electrónicos, personas y empresarios que apoyan al presidente, estaban defendiendo abiertamente que en caso de que el presidente pierda las elecciones, debería haber un golpe de Estado para establecer un régimen antidemocrático. Esto generó mucha controversia, porque el Supremo Tribunal Federal, a través de uno de los ministros, está liderando el proceso, en el que se encuentra el subprocurador general de Justicia, investigando hasta qué punto estas personas realmente estaban conspirando contra la democracia o no. Ahora bien, no cabe duda de que no solo fue polémico. Los partidarios del presidente Bolsonaro suelen situar esta, digamos, alianza entre los poderes y atacan mucho el proceso electoral, que está muy fortalecido en Brasil desde la Constitución de 1988. Y hay, de hecho, el establecimiento de urnas de votación electrónica auditadas no solo para controlar, pero el propio presidente lo cuestionó. La sociedad se manifestó, y el presidente ha dicho que respetará cualquier resultado de las urnas, sea el que sea, lo que es muy importante. Entonces la carta es realmente importante en momentos donde hay un grupo muy numeroso de personas que juzgaban que la democracia corría algún riesgo y es muy importante que la sociedad, a través de la mayoría de sus representantes, lo dejara muy claro.

¿Cómo analiza el hecho de que Fiesp, la corporación empresarial más importante de América Latina, haya firmado la Carta y retirado el apoyo para la reelección de Jair Bolsonaro?
Hay dos cosas ahí. Primero, hubo un cambio de dirección del lado de la industria. Antes de eso, en 2018, Paulo Skaf apoyó enérgicamente al presidente, es un bolsonarista convencido, llegó al final de su mandato y lo reemplazó un empresario muy fuerte, muy exitoso aquí en Brasil, que era hijo del vicepresidente en el gobierno de Lula de 2003 a 2011, que es José Alencar. Así que fue un cambio de posición importante porque una parte fue influenciada por el cambio de rumbo político de la Federación de Industrias y otra parte muy importante para la democracia, etc. Lo que hizo que la Federación de Industrias juzgara necesario posicionarse, incluso con una serie muy grande de asociaciones de clase empresarial que también lo hizo. Entonces, fue una posición fuerte, que creo que fue importante, quizás decisiva, en el proceso de que el país está mejor.

Si Jair Bolsonaro mantiene su discurso frente al sistema de voto electrónico y no reconoce el resultado de las elecciones en caso de que sea adverso, ¿cree que es una amenaza para la democracia brasileña?
Entiendo que sí, porque ha cuestionado mucho el resultado de las urnas electrónicas, tratando de retroceder, queriendo hacer una boleta impresa, que es algo que ya no existe en Brasil, que hace mucho que se superó. Lo que se hizo, incluida la creación de una comisión, de hecho, por parte del Tribunal Superior Electoral, que es el encargado de fiscalizar las elecciones. Y esta comisión tiene varias otras instituciones presentes allí, incluidas las Fuerzas Armadas. Entonces lo que no se sabe es hasta qué punto el presidente hizo esa evaluación, si en realidad lo hizo pensando en hacer algo con esta elección, o, era un movimiento, digamos, de presión, de promoción política, de movilización, de su base electoral, que es muy fanática, muy unida a su alrededor. Una de las cosas que hace es precisamente movilizar su base política. Ya estoy en una etapa de mi vida, donde no me dedico mucho a estas alturas a juzgar lo que hay dentro de la cabeza de los demás, cuál es la intención. No juzgo, observo lo que quería exactamente con eso, si realmente tenía la intención de intentarlo o no, o si simplemente estaba movilizando a su base. Entonces no sé. Creo que es un poco una pérdida de tiempo tratar de juzgar. Lo importante es que ya empiezan a demostrar que han aceptado el resultado de las elecciones y eso es muy importante, a pesar de mantener un tono muy belicoso.

 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario