domingo 26 de septiembre de 2021
Perfil

Haya Paz

PODCASTS | Por Edi Zunino | 10 de June 12:49

Ayer, el presidente Alberto Fernández quiso improvisar un piropo y le salió un abuso. Mezcló a Octavio Paz con Lito Nebbia para homenajear a España y con su balsa se fue a naufragar por los orígenes de la cultura latinoamericana y la argentinidad euro-maníaca.

Busquemos el lado bueno del dislate, que un cacho de cultura no nos va a hacer mal. (No vamos a presentar acá al rosarino Nebbia, que ya lo conocemos desde que, allá por los primeros días del rock nacional, le birló “La balsa” a Tanguito y empezó a transitar su camino de prócer). Dediquémosle un ratito al poeta, ensayista y diplomático mexicano Octavio Paz, que fue Premio Nobel y Premio Cervantes de Literatura y que, más allá de los merecidos galardones, dejó su huella en la matriz cultural e ideológica de nuestro sub continente.

A Octavio Paz se lo acusó de liberal, de izquierdista, de reaccionario. Y tal vez haya sido un poco de todo eso, porque un poco de todo eso somos. En lo concreto, fue hijo de un asistente de Emiliano Zapata en plena revolución, que, por su profesión de abogado y escribano, tuvo bastante que ver con la redacción de la ley de reforma agraria.
A los 15 años, Octavio Paz se vinculó a la Unión de Estudiantes Pro Obreros y Campesinos. Tiempos del auge soviético.
A los 17, participó de la fundación de la revista literaria “Barandal”, junto a otros jóvenes escritores y poetas.
A los 24, asistió al II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, que se hizo en España en apoyo a la República. Fue invitado por el español Rafael Alberti y el chileno Pablo Neruda, comunistas consagrados, pese a no pertenecer a la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios mexicana, porque parece que a Paz no le gustaba encasillarse ni en la escritura ni en las ideas ni en la vida. Allá se cruzó con Hemingway, Carpentier, Nicolás Guillén, Malraux, Machado y tantas otras grandes plumas del Siglo XX.

Su libro-emblema es “El laberinto de la soledad”, que se trata, precisamente, de la identidad mexicana e incluye, cómo no, una exploración minuciosa del ser latinoamericano. Claro que, en pocos minutos, no se puede más que, a lo sumo, marcar alguna hoja de ruta de quién fue alguien tan frondoso como Octavio Paz. Y qué mejor, en estas confusas circunstancias iniciadas por una mala cita, que revivirlo a partir de algunas frases que pueden significarnos algo en este Sur del Sur.
Leo a Paz:
“Despertar a la historia significa adquirir conciencia de nuestra singularidad, momento de reposo reflexivo antes de entregarnos al hacer”. 
Sigo leyendo:
“La democracia es el régimen de las opiniones relativas”. “Sin libertad, la democracia es despotismo; sin democracia, la libertad es una quimera”. “La sociedad liberal se paralizará si deja de ser autocrítica”. “La soberbia es el vicio de los poderosos”. “Una sociedad poseída por el frenesí de producir más para consumir más, tiende a convertir las ideas, los sentimientos, el arte, el amor, la amistad y las personas mismas en objetos de consumo”. “¿La libertad es una forma del destino? La libertad es la única forma de la fatalidad que el hombre soporta y resiste”. “La libertad no necesita alas, lo que necesita son raíces”. “Y lo primero es curarnos de la intoxicación de las ideologías simplistas y simplificadoras”.
Testigo y actor del revolucionado Siglo XX, y poeta al fin, dice Paz:
“El sentido profundo de la protesta social consiste en haber opuesto al fantasma implacable del futuro, la realidad espontánea del ahora”.
Y apunta:
“Las revoluciones del Siglo XX fueron, justamente, el semillero de las democracias. Han sido una cruel respuesta de la historia a las predicciones de Marx: la revolución que acabaría con el Estado no sólo lo ha fortalecido, sino que ha creado un grupo social que es, a un tiempo, su criatura y su propietario”.
Último mensaje de Octavio Paz, por ahora:
“Los sacrificios y las ofrendas calman o compran a los dioses y santos patronos; las dádivas y los festejos, calman o compran a los pueblos”.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario