martes 21 de septiembre de 2021
Perfil

El verdadero juicio político a los Fernández

PODCASTS | Por Edi Zunino | 30 de June 11:26

El peronismo, con su modo trágico de buscar y ejercer el poder, no sólo ha generado relatos épicos o mágicos para interpretar la realidad, tergiversándola tantas veces a su gusto y piacere. También tiene mucho que ver con la inspiración del contra-relato tremendista de sus enemigos, lo cual no los exculpa para nada, desde luego, de sus propios excesos antidemocráticos, que en general se han formulado invocando la defensa de la república y de la democracia.

En los últimos días, un grupo de intelectuales de raigambre anti-peronista primero y un grupo de diputados de igual signo después, volvieron a agitar el fantasma de la “dictadura peronista” con argumentos rimbombantes que espantan, pero que a la vez ocultan un verdadero sinsentido.
Los intelectuales, primero, afirmaron en una carta abierta –con perdón de la expresión- que ese experimento autoritario puede darse en las próximas elecciones, si la mayoría de la población vota al oficialismo porque la oposición está fragmentada. Según ese particular modo de entender la defensa de la democracia, el peligro acecha detrás del voto popular.

En cuanto a los diputados, salieron a proponer nada menos que un juicio político contra el presidente Alberto Fernández y la vice Cristina Fernández de Kirchner porque ambos han expresado críticas a los otros poderes del Estado y el Ejecutivo quiso adjudicarse por ley la capacidad de tomar decisiones de emergencia mientras dure la pandemia. Otro despropósito. Un juicio político termina en destitución, si sale bien. Con ese criterio, los gobernantes deberían gobernar chitos la boca y proponer leyes sería casi un delito, cuando pueden no ser sancionadas y punto, tal cual es el caso.

Nada de esto quita, por supuesto, que el peronismo en general y el kirchnerismo en particular atesoren evidentes tendencias hegemónicas que fueron santificadas, incluso, en sus manuales de procedimientos. Quiero decir: el peronismo no calla su ambición de manejarlo todo; pero otra cosa muy distinta es que, en efecto, lo maneje. Ha quedado demostrado que puede perder elecciones y también se rompió el mito de que un gobierno extra peronista no podría jamás completar un mandato en la Argentina.

Se supone que ese es el sentido de las elecciones de medio término, como la que vamos a tener en noviembre, previas PASO en septiembre. Y ahí, en lo que diga la población, va a estar o no el verdadero juicio político a los Fernández, con estos dos años complicadísimos de experiencia encima (encima de ellos y encima nuestro). Entonces se verá qué cosas son tomadas como macanas e insuficiencias propias y qué otras se adjudicarán a los garrones varios que nos hacen sufrir la crisis y la pandemia.

Claro que el mismo juicio político le va a caber a la oposición, que hace dos años no perdió porque sí, lo cual pone en discusión sus verdaderos compromisos prácticos con una democracia genuina y un país deseable. Huir del presente no hace futuro.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario