lunes 24 de enero de 2022
Perfil

El 29 de mayo de 1919 murió el aviador Benjamín Matienzo

PODCASTS | Por Radio Perfil | 29 de May 08:56

Nació en la provincia de Tucumán el 9 de abril de 1891. Su formación académica se dio en el Colegio Militar donde egresó con el grado de Subteniente del arma de Ingenieros

Junto a los oficiales aviadores militares Zanni y Parodi conformaron el núcleo fundacional de la aviación de caza del Ejército Argentino y proyectaron el cruce de Los Andes por Mendoza a Santiago de Chile. A las 6.40 de la madrugada, los pilotos con sus máquinas levantaron vuelo desde el campo de aviación de Los Tamarindos.

Pasaron algunas horas sin que se tuvieran noticias del vuelo de Matienzo, pero la lentitud de las comunicaciones de esa época justificaba el silencio. No obstante, ya se empezaba a insinuar cierto temor con respecto a la suerte que pudiera haberle tocado al bravo piloto, a pesar de la ilimitada confianza que se tenía respecto de su destreza, experiencia y serenidad.

La ansiedad pública fue creciendo con el correr de las horas y se hizo más evidente al día siguiente. Ante la perspectiva de un accidente, las autoridades militares destacaron comisiones especiales que recorrieron Las Cuevas, Zanjón Amarillo y Tupungato. Pero los intensos temporales de nieve, que habían azotado la zona, dificultaban las operaciones y hacían peligrar la seguridad humana.

Las versiones más dispares empezaron a correr en las calles. Poco a poco, los diarios desplazaron sus titulares de las noticias sobre el asunto. Al final, se hizo silencio en torno del suceso. Pasó el invierno y la cordillera se desprendió de su manto de nieve por acción de los deshielos.

A mediados de noviembre de 1919, el subcomisario de Las Cuevas tuvo la idea de intentar la búsqueda del desaparecido piloto. El 17 de noviembre partió la modesta expedición al mando del subcomisario Pujadas, sin éxito alguno. Pero en la madrugada del otro día, el grupo prosiguió con la búsqueda.

Eran las 9 de la mañana cuando llegaron a una casucha en la primera serie de minas, en el valle de Las Cuevas a unos 14 kilómetros de aquel lugar. Allí los expedicionarios hicieron un alto para descansar y comer. A menos de sesenta metros de allí, el chileno Juan Hernández gritó a sus compañeros: "Ahí está Matienzo".

En efecto el cadáver de Matienzo apareció como reclinado en una saliente de roca para la sorpresa de todos. Pudieron conjeturar que podría haberse suicidado por la situación insoportable que Matienzo enfrentó, pero esta hipótesis quedó totalmente descartada.

Guión de Cecilia Claps y locución de Pita Fortín. 

 

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario