martes 21 de septiembre de 2021
Perfil

El 19 de Mayo de 1986 se frustró un atentado con bomba contra Raúl Alfonsín

PODCASTS | Por Radio Perfil | 18 de May 07:33

El 19 de Mayo de 1986 se encontró una bomba en la unidad del Tercer Cuerpo del Ejército de la provincia de Córdoba que iba a ser visitada por el presidente Raúl Alfonsín para participar de un ejercicio militar. El artefacto fue hallado al costado del camino que iba a recorrer el primer mandatario y de inmediato fue desactivado.

El 26 de Mayo, una semana después de encontrarla, se la hizo estallar y se pudo comprobar su peligrosidad. Esa misma noche, el titular del Tercer Cuerpo del Ejército, General Aníbal Verdura, anunció su retiro. “Estoy un poco dolorido por haber terminado así mi carrera. Hay algo que no huele bien. Esto no es una bomba paracaidista, pero está claro que hubo una falta y tengo que asumirla”.

Cerca del mediodía Arce y otros técnicos desactivaron el artefacto que habría sido colocada por alguien que, sin dudas, pertenecía al Ejército. El artefacto fue descubierto a 35 metros de la Mezquita, que era como se conocía al centro de operaciones donde Alfonsín dirigía el operativo, en su carácter de comandante en jefe del Ejército. En aquel entonces, el integrante de la Brigada Antiexplosivos de la policía provincial, Miguel Angel Arce aseguró: “De haber estallado la bomba, nadie hubiera sobrevivido porque su efecto se habría proyectado en un radio de 150 a 200 metros a la redonda”.

En las transmisiones radiales en directo: "Las Fuerzas Armadas apoyan al Presidente". Entre las sombras y bajo un sol radiante, el artefacto fue retirado por orden del entonces juez federal Miguel Rodríguez Villafañe, más allá de la negativa de las autoridades militares de entregarlo a la Justicia. Finalmente, los ejercicios se cumplieron como si nada hubiera ocurrido. Con el correr de las horas, el juez Rodríguez Villafañe se encargó de confirmar la información y anunció que el lunes siguiente se realizaría la reconstrucción del hecho. Las pericias y la posterior detonación de la bomba determinaron su enorme poder destructivo. 

La investigación sólo sirvió para demostrar al mundo que un sector del Ejército intentó acabar con la vida de Alfonsín y de la incipiente democracia reinstaurada en el país. Jamás pudo encontrarse un autor, más allá de que varios especialistas en materia de explosivos estaban convencido de que "el único que podía armar un artefacto de esa naturaleza es un sargento ayudante de Ejército". 

Este acontecimiento se dio en el marco de las tensas relaciones que tenía el presidente con las fuerzas armadas que desembocaron en el juicio a las juntas. Además, luego de ese episodio, Alfonsín tuvo que soportar alzamientos militares.

Locución de Pita Fortín.

 

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario