domingo 29 de enero de 2023
Perfil

Dejar ir lo que ya no sirve

PODCASTS | Por Paula Cabalén | 09 de February 16:57

Debido a que todas las piezas están interconectadas, y la meta en nuestra vida es el equilibrio total, siempre es bueno adquirir la práctica de examinar nuestra mente y cuerpo, para así y “deshacernos de pesos”. No podemos alcanzar la meta del equilibrio mediante la lucha, el esfuerzo, la disciplina, la preocupación o luchando contra nosotros mismos. 

No es necesario luchar para deshacernos de nuestras cargas: todo lo que tenemos que hacer es expandir nuestra conciencia. Con esa conciencia, encontramos la satisfacción interior que es nuestro verdadero ser. Este estado de conciencia expandida es la ligereza en nuestra vida y nos permite dejar ir sin esfuerzo la pesadez que no nos sirve. 

Hay muchas maneras de abordar este tema, hoy te comparto una mirada a través de la meditación con intención. 

La pesadez de nuestras cargas proviene de nuestro apego al dolor y los traumas del pasado, así como a la ansiedad y el miedo al futuro. A medida que aprendemos a vivir de manera consciente en el ahora, nos encontramos con que no tendremos que hacer grandes cosas para dejar de lado las cargas de dolor y miedo, ya que nuestra vida comenzará a fluir y veremos con mayor claridad qué debemos soltar y dejar ir.

Cuando te das lo que realmente quieres y necesitas, los hábitos poco saludables, comienzan a dejar de ser un problema. Por ejemplo: comer en exceso. En lugar de luchar contra un hábito que siempre se defiende, pregúntate: “¿De qué tengo hambre ahora?”, luego trata de saciar tu hambre verdadera.

Cuando dedicas tiempo a satisfacer tus propias necesidades, la vida se vuelve mucho más ligera.

Las cargas que llevamos con nosotros se han convertido en parte de nuestras actitudes, hábitos, creencias y comportamientos, pero no son permanentes. Los hábitos son resultado de decisiones antiguas y pueden cambiarse sólo a través de nuevas decisiones y elecciones.

La decisión más importante que podemos tomar es aceptar la posibilidad de nuestro verdadero Ser. Cuando dejamos que la inteligencia superior haga el trabajo, deshacernos de nuestras cargas deja de ser una carga.

A medida que la vida se vuelve más ligera, abres un canal para que la luz entre en ti. Esta es la luz de la conciencia, la libertad, la verdad y el amor. 

La mayor influencia que puedes tener es irradiar tu propio yo desde el nivel del Ser verdadero. 

La mente y el cuerpo solo viven en el presente. el momento actual tiene un enorme poder organizador en la vida, como una fuerza magnética.

El poder de nuestra conciencia siempre presente de forma automática infunde una sensación de calma y felicidad. Sanamos este momento en el tiempo, centrándonos en nosotros mismos y encontrando el lugar de la paz, la alegría y el Ser puro. 

Puedes poner en práctica la conciencia en ti mismo y aprender rápidamente cuando están en el presente y cuando no. Esto te permite restaurarte en el “ahora” en cualquier momento que desees.

Ejercicio:

  1. Pensá en aquello que te hace sentir abrumado en tu vida. 

  2. Pensá en tres cosas que podés hacer para encontrar la ligereza en tu vida. Por ejemplo, podría ser escuchar música, salir a caminar o jugar con tus hijos.

  3. Escribí cómo podés traer más luz y amor a aquellos que te rodean. Por ejemplo, podés ser más compasivo al escuchar a los demás y mencionar las cosas positivas cuando las notas en lugar de dejarlas pasar.

Comenzá con algunas pequeñas acciones, hacé la prueba.

por Paula Cabalén

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario